Película: Rompiendo las olas

No quisiera ser el niño del cuento del rey desnudo, no quisiera ser quien hablara de la inexistente vestimenta tejida por unos pícaros sobre el cuerpo del monarca, pero el sagrado respeto y recogimiento casi religioso con el que ha sido acogido en todos los foros críticos esta Rompiendo las olas me parece una muestra de papanatismo más que lamentable.


Y no es que la nueva película de Von Trier (inolvidable su Europa, fascinante su El elemento del crimen) sea un petardo, que no lo es: la historia que nos cuenta tiene interesantes perfiles que la hacen muy atractiva: una redención, física y moral, pero a través de la abyección; un universo estricto, donde todo lo que está fuera, o es perverso, o simplemente no existe; un amor más allá de toda razón o esperanza.


Pero ni el tono de esta experiencia mística en que se convierte el filme termina de convencer, echándose pronto en brazos de una religiosidad cuasi telúrica, ni el maratoniano metraje ayuda a sobrellevar una historia en exceso morosa, ni el premeditado "amateurismo" visual (en un director que hizo de la perfección icónica su marcha de fábrica) redondean una cinta mucho más atractiva en el enunciado que en su materialización.


 


Dirigida por

Género

Duración

158'

Año de producción

Rompiendo las olas - by , Apr 10, 2016
2 / 5 stars
Experiencia mística