Película: Saló, o los 120 días de Sodoma Esta es la última película dirigida por el cineasta boloñés Pier Paolo Pasolini, que habría sido el primero de los tres capítulos de la llamada trilogía de la Muerte, en contraposición a la Trilogía de la Vida (“El Decamerón”, “Los cuentos de Canterbury”, “Las 1001 noches”) que había creado años antes el propio director italiano.
Con la bizarra, a fuer de escabrosa, novela del marqués de Sade, pero adaptándola a los últimos tiempos del fascismo mussoliniano, Pasolini trazó un retrato demoledor de la depravación del totalitarismo, imaginando los últimos ciento veinte días de un reducto fascista, y sus perversiones con un grupo de muchachos y muchachas, reclutados por pura fuerza. El director de “Teorema” describe entonces los tres círculos de la degradación, el de la Mierda, la Sangre y la Muerte. Película no apta para espíritus sensibles, tiene escenas de gran dureza, no tanto por su componente erótico como, sobre todo, por sus elementos abiertamente escatológicos y sadomasoquistas.
Desde un punto de vista cinematográfico, pero también ideológico, “Saló” es un testamento político de primer orden para un hombre que moriría poco tiempo después de terminar este filme, en circunstancias ignominiosas, probablemente provocadas por sus ideas: comunista, intelectual exquisito a la par que hijo del pueblo, homosexual declarado cuando serlo no era “chic”, látigo de la burguesía bienpensante italiana, la misma que reventaría años más tarde bajo la lupa de la operación Mani Pulite, aunque sólo fuera para reconocer que Tangentópolis, el gobierno del dinero corrupto, no era flor de un día…

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

114'

Año de producción

Saló, o los 120 días de Sodoma - by , Apr 15, 2007
3 / 5 stars
El fascismo como depravación