Película: Seduciendo a un extraño James Foley lleva camino de convertirse en la gran esperanza blanca del cine independiente norteamericano; autor de la magnífica “Glengarry Glen Ross”, ha dejado su personal huella también en productos más comerciales, como “Hombres frente a frente” y “Cámara sellada”, e incluso salió bien parado de un envite tan complicado como era dirigir “¿Quién es ésa chica?”, vehículo a mayor gloria de Madonna. Pero no ha llegado a romper en el gran cineasta que llevaba dentro, y últimamente ya son varios los productos comerciales sin mayor relevancia en los que se ha visto inmerso. “Seduciendo a un extraño” es un correcto thriller, que juega con esa norma no escrita de las intrigas de los últimos veinte años que exige un vuelco en el guión en las últimas escenas, y lo cierto es que aquí se consigue el efecto sorpresa con total rotundidad. Pero también es verdad que esa búsqueda de la sorpresa impactante tiene que pagar, generalmente, el peaje de la falta de verosimilitud y de un guión sólidamente armado, y en ambos casos aquí no se consigue razonablemente: los sospechosos de ser el villano del filme presentan todos perfiles que podrían inculparlos (menos el que realmente termina siéndolo, claro, como es habitual), pero con frecuencia esos perfiles están pillados por los pelos, son inverosímiles, y se aportan exclusivamente para intentar dar cierta coherencia a un relato que, ciertamente, adolece de ella.
De todas formas, está claro que a “Seduciendo a un extraño” no se le puede pedir más que te entretenga durante un rato, a ser posible sin tomarte demasiado el pelo ni insultar tu inteligencia, y poco más. Claro que eso es lo que se le pide a Joel Schumacher y otros cineastas profesionales pero impersonales, pero a James Foley se le tendría que poder pedir mucho más. A lo mejor ya se le ha pasado el arroz…
En cuanto a los actores, Halle Berry sale airosa de su personaje, a pesar de que argumentalmente tiene más agujeros que un queso de gruyere; no se puede decir lo mismo de Bruce Willis, que no se sabe si porque el personaje que interpreta es un tipo muy importante, o simplemente porque se ha vuelto carajote, está impresentable. Giovanni Ribisi, habitual secundario, compone hábilmente su personaje, a pesar de ser, seguramente, el más vidrioso del terceto protagonista.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

110'

Año de producción

Seduciendo a un extraño - by , Apr 20, 2007
2 / 5 stars
¡Sorpresa, sopresa!