Película: Siete almas Gabriele Muccino tiene demostrado que el cine que le va es el de los sentimientos. Filmes como “El último beso” o “En busca de la felicidad” apuntaban en esa dirección, y este “Siete almas” lo convierte en un peligroso reincidente. Porque el problema de Muccino es su exceso de énfasis y su carencia de sencillez; le pasa, en otro registro, lo que a los hermanos Dardenne, que se creen que hacen “más” que cine. Este cineasta italiano, afincado al parecer ya definitivamente en los Estados Unidos, también se toma demasiado en serio lo que no debía ser, en su caso, más que un entretenimiento. Porque, reconózcalo el joven Gabriele, él no es Bergman, ni Dreyer, ni siquiera Lars Von Trier. Así que debiera ser menos grandilocuente y hacer sus dramas de forma más temperada, sin creer que está haciendo la obra maestra que no es.
“Siete almas” flojea de un guión que lo fía todo en los diez últimos minutos, cuando se descubre el pastel de lo que trama el protagonista (y que nosotros, “güenos” que somos, no desvelaremos…); pero los cien minutos anteriores son un continuo quiero y no puedo, decir o no decir, contar algo o no contar nada, en una historia marciana donde las haya, con un hombre en busca de la redención, que habrá de pasar por una dolorosa, lacerante expiación, en una suerte de sacrificio absoluto que, en ese final desvelado, alcanza cotas superlativas, como de inmolación.
Pero es todo tan engolado… Ese Will Smith es tan increíble, con sus orejas de soplillo, como pobre hombre marcado por el destino y por una determinación feroz… Así las cosas, la artesanal dirección de Muccino tampoco ayuda gran cosa (¿qué estudió, madre de mi alma, este hombre en el Centro Sperimentale di Cinematografía? Sería ganchillo…), y las siete almas pesan como siete plomos…
A pesar de todo ha tenido algunas buenas críticas… A ver, ¿cuándo empieza otra vez la campaña de graduación para la vista…?

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

115'

Año de producción

Siete almas - by , Jan 22, 2009
1 / 5 stars
Siete plomos