Película: Slither: La plaga El neófito director James Gunn, autor del libreto de "Amanecer de los muertos" y de los dos segmentos del "Scooby Doo" cinematográfico, cobra su verdadera esencia como guionista de varios productos de la factoria La Troma, la legendaria (por decir algo...) productora de películas de terror de serie Z (véase su título más conocido, "El vengador tóxico", y otros disparates de semejante jaez). Así las cosas, no es extraño que este filme combine con desparpajo ciencia ficción (seres de otra galaxia que llegan a la Tierra dispuestos, literalmente, a comérsela...) con terror (oscuridad, monstruos, sangre, escabechinas varias) e incluso humor (sarcasmo de calibre grueso, más bien), todo ello en lo que supone un tronco común con sus amiguetes de La Troma.
"Slither: La plaga" no tiene, desde luego, altura alguna: es un producto de serie Z, aunque no esté producido por los rijosos de La Troma, y su guión es como de novelita barata de saldo: meterorito que llega a la Tierra, se introduce en un maduro que tiene por esposa a la buenorra del pueblo, a la que dobla la edad; el talludito empieza a mutar y, de paso, a zamparse cualquier cosa con vísceras, y a cultivar en otro cuerpo humano la cosecha del siglo de babosas, a su vez también alienígenas. Los protagonistas, claro está, tendrán que luchar contra tanto bicho repugnante, a ser posible sin morir en el intento. Entre los personajes principales está lo mejor: el sheriff, enamorado de la bella esposa del mutante, escindido entre su sentido del deber y las ganas de darle un revolcón a su amada; ésta, que le hace ascos al madurete cuando está todavía de buen ver, pero que después, hecho ya un adefesio, concibe por él un amor que colinda con la zoofilia, por no citar otras variantes más oscuras de las artes amatorias; el alcalde, el típico politicastro abyecto, quien durante toda su vida le ha comido, metafóricamente, los higadillos a sus conciudadanos, para terminar haciéndolo literalmente...
En fin, una pasada, que puede gozarse si se toma como lo que es, un divertimento en clave delirante, hora y media de humor y menudillos; por supuesto, su visión queda prohibida a los estómagos sensibles o con cierta tendencia al vómito. El que avisa no es traidor...

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

95'

Año de producción

Slither: La plaga - by , May 15, 2006
1 / 5 stars
La noche de las babosas vivientes