Película: Smoking Room

Hecha con tres perras gordas y multipremiada por do quiera va, este pequeño filme español toca un tema inhabitual en el cine de nuestro país, aunque tampoco es frecuente en otras cinematografías: las relaciones laborales.


A partir de una cuestión más o menos anecdótica, la reclamación de un pequeño grupo de fumadores para que se habilite una sala de fumar, la "smoking room" del título, se plantea una serie de temas en torno al trabajo de varios empleados, pero no desde el punto de vista del trabajo mismo, sino de cómo afecta éste, y las relaciones con los otros trabajadores, en su vida cotidiana: el pobre infeliz que no quiere señalarse para no ver en peligro su ascenso, el casanova de vía estrecha que echa las culpas al trabajo de sus desavenencias conyugales, el racista que no sabe que lo es, el jefe que acaricia la idea del desfalco de su empresa por lo legal... una fauna ciertamente peculiar, probablemente excesiva sobre la realidad, pero ya se sabe que el cine no tiene por qué ser real; los diálogos son incisivos, los actores están magníficos, en especial gente tan espléndida como los españoles Antonio Dechent y Chete Lera y el siempre magnífico Ulises Dumont, el más sabio (con permiso de su par Federico Luppi) intérprete argentino.


Estas pequeñas miserias desembocan en una grande, muy grande: el aislamiento, la agresión física al que se rebela, el cargo del mochuelo de algo mucho mayor... una historia de hombres que se comportan como si estuvieran en un zoo humano, un grupo de personas tan normales, pero a la vez tan neuróticas, vengativas, miedosas. Un filme, en suma, más que interesante, al que lastra la dichosa manía del temblequeo de la cámara, esa herencia trasnochada que los de Dogma'95 tomaron prestada de la Nouvelle Vague, y que no aporta absolutamente nada, ni formal ni temáticamente, a una película que sin ese baile de San Vito sería igual de buena; o incluso mejor...


 


Smoking Room - by , Jan 17, 2015
3 / 5 stars
Pequeñas y grandes miserias laborales