Película: Spotlight

El cine de periodismo de investigación tiene una noble tradición en el cine norteamericano, con títulos como Todos los hombres del presidente (1976), de Alan J. Pakula, que puso en imágenes la complejísima indagación que llevaron a cabo los periodistas Woodward y Bernstein para The Washington Post, y que terminó con la carrera de un presidente de los Estados Unidos, Richard M. Nixon.

En este caso se trata también de un hecho histórico, aunque de otro carácter: a principios del siglo XXI, en Boston, capital del estado de Massachussets, el departamento Spotlight, especializado dentro del períodico The Boston Globe en la investigación de casos de interés general, descubre lo que parecen indicios de que la Iglesia católica del Estado ha ocultado que algunos de sus curas fueron objeto de denuncia por presuntos abusos sexuales sobre niños. Con esos indicios, en principio un tanto difusos, los periodistas intuyen que pueden estar ante una intrincada madeja de falsedades que implicaría a la más alta jerarquía católica del Estado. Cuando comienzan a investigar, lo que parecían algunos casos aislados empieza a tomar grosor y a convertirse en una auténtica plaga de pederastia, y lo que es peor, tropiezan con las fuertes influencias de la institución, que se cree atacada.

Tom McCarthy es un actor, no especialmente famoso ni dotado como tal, que hace unos años comenzó una incipiente carrera como guionista y director, casi siempre en ambas funciones a la vez. Sus títulos anteriores no han sido especialmente distinguidos, aunque alguno, como WinWin (Ganamos todos) llamó la atención, si bien es cierto que su puesta al servicio del comicastro Adam Sandler en Con la magia en los zapatos no aumentó precisamente su crédito. Por eso llama más la atención que haya conseguido con este Spotlight una obra madura, serena, bien narrada, un thriller periodístico en el que los reporteros habrán de ir sorteando mil vicisitudes, ingeniándoselas para eludir las presiones de poderosos enemigos que confunden la búsqueda de la verdad con el ataque a sus convicciones religiosas.

Spotlight es, pues, un filme necesario, sobre todo porque habla de la capacidad del ser humano, contra toda esperanza, de rebelarse contra la injusticia, lo que resulta especialmente difícil cuando ésta anida en miembros de una organización que debería (y generalmente lo hace) proteger a los más débiles. Película humanista, tiene en su denuncia del horror su mejor arma, pero no la única; el guión está bien armado y desarrollado, y la dirección de McCarthy, sin ser brillante, es efectiva, que no efectista, en la tradición de los directores invisibles del Hollywood clásico (lo que, dicho sea de paso, es todo un elogio...).

Los actores están convincentes, incluso un Mark Ruffalo al que nunca hemos tenido en demasiada estima. El resto muy bien, desde un Michael Keaton que parece vivir una segunda juventud tras el éxito de Birdman, hasta un Liev Schrieber casi irreconocible bajo unas espesas barbas rojas que le dan un aspecto bastante distinto al suyo habitual. Aunque, por supuesto, si tuviera que elegir me quedaría con ese secundario imprescindible, Stanley Tucci, que lo hace todo bien, sea lo que sea.



Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

128'

Año de producción

Trailer

Spotlight - by , Feb 05, 2016
3 / 5 stars
Denuncia del horror