Película: Star Trek. En la oscuridad La saga de Star Trek sigue vigente e incluso pujante cuarenta y seis años después de haberse producido la serie televisiva original de Gene Roddenberry. Desde entonces han sido varias las ocasiones en las que la serie se ha llevado a la pantalla, grande o pequeña, y en cine en concreto desde 2009 la serie ha resurgido gracias a haber tomado sus riendas uno de los grandes del cine y la televisión actuales, el director y productor J.J. Abrams, quien ha sabido insuflar nuevos bríos en este “reboot”, en este comenzar de nuevo que plantea el escenario inicial del argumento, justo cuando el capitán James T. Kirk es un oficial con aún poca experiencia e intenta consolidarse como comandante del USS Enterprise, la mítica nave interestelar.

Aquí curiosamente la saga se homenajea a sí misma, retomando uno de sus villanos más carismáticos, el pérfido Khan que ya apareció en la serie televisiva original de 1967, en el episodio Space Seed, y que posteriormente aparecería de nuevo en la serie cinematográfica, en Star Trek. La furia de Khan, en 1982, en ambos casos con los rasgos del actor mexicano-norteamericano Ricardo Montalbán. Ahora es el británico Benedict Cumberbatch, que se ha hecho un nombre (catódico) al protagonizar a un espídico Holmes en la serie Sherlock, quien pone cara a esta especie de superhombre, este ser humano mejorado (o empeorado, según se vea…) genéticamente hasta hacerlo prácticamente invulnerable, regenerable cual estrella de mar, y encima inmortal. Con un enemigo de ese jaez, la cosa ciertamente se pone bastante dura, así que no es de extrañar que Spock precise de alguna ayuda adicional, aunque sea venida de un futuro muy, muy lejano…

Star Trek. En la oscuridad, como su inmediata antecesora, Star Trek (2009), es un notable producto comercial, inscribible en géneros tales como la ciencia ficción, pero también la acción y la aventura, con magníficos efectos especiales puestos al servicio de la película (y no al revés, como tan frecuente es), con un guión bien armado por libretistas avezados en prestigiosas series televisivas como Héroes, Perdidos o Fringe, y con un tono razonablemente adulto que entronca agradablemente con el mejor espíritu iniciático de Roddenberry.

Abrams vuelve a confirmarse como un cineasta perito en escenas de acción, que filma de tal manera que se pueden seguir sin necesidad de verlas a cámara lenta, como les pasa a otros reputados (no sé por qué…) expertos en este tipo de cine, pero además se ratifica, como ya sabíamos, como un hábil muñidor de personajes y escenas dramáticas. El villano es muy sólido, un malo de una sola pieza, perverso en su propia mismidad, con una única debilidad, los suyos (vamos, como cualquier hijo de vecino, pero con la fuerza de un Supermán sin leotardos). El personaje de James T. Kirk va conformándose como el hombre sensato, inteligente y generoso que hace cuatro décadas y media descubrimos en la serie inicial (esto es viajar en el tiempo, y lo demás es cuento…). Spock, sin duda el personaje más significativo de la serie, y el icono por antonomasia de los trekkies, pero también de los simples seguidores o meros cinéfilos, va también moldeando su personaje vulcaniano, la perfección pura, la lógica absoluta, para sentir cómo su parte humana le hace lo suficientemente sensible como para, ¡oh, prodigio!, llorar en pantalla. Siento el “spoiler”, pero me temo que la escena ya ha sido vista en YouTube millones de veces y no descubro nada.

Película solvente y sin flecos, combina con precisión y sin inhibiciones el entretenimiento y la reflexión: amistad, valor, genocidio, maquiavelismo… son algunos de los temas que se plantean con soltura, sin alharacas, con normalidad, en una serie que, si sigue así, puede durar todo lo que quieran sus propietarios.

En cuanto a los actores me quedo con el muy potable Spock que hace Zachary Quinto, al que al parecer algunos no le perdonan la osadía de interpretar el mismo legendario personaje que, según ellos, sólo puede hacer Leonard Nimoy, aunque éste tenga ya más arrugas que un traje de Adolfo Domínguez…

Dirigida por

Nacionalidad

Duración

132'

Año de producción

Trailer

Star Trek. En la oscuridad - by , Jul 14, 2013
3 / 5 stars
Spock llora