Película: Suntan

Esta película se pudo ver en la Sección “Selección European Film Academy” del Sevilla Festival de Cine Europeo 2016 (SEFF’16).

El cine griego, parece obvio, no pasa por sus mejores momentos. La ruina económica del país no ayuda a que se puedan producir filmes, y lo peor del caso es que, con frecuencia, ese cine no refleja tampoco la durísima situación actual de Grecia. Por supuesto, no estamos en contra del cine que se hace al margen de la realidad: todo cine es libre de ir en la línea que deseen sus productores y autores. Otra cosa es que, con la que está cayendo en el país heleno, se hagan filmes como éste, que da la espalda de forma llamativa, casi grosera, a la paupérrima realidad de su sociedad.

Suntan es una película sobre la obsesión sexual. Un doctor cuarentón, cuya vida profesional (ni la personal), por lo que se dice en algún momento del filme, no ha sido precisamente brillante, es destinado como médico a una pequeña isla de las Cícladas, Antíparos, en el Mar Egeo. La isla, un aburrimiento mortal durante el invierno, cobra inusitada vida durante el verano. En agosto llega a la consulta del doctor una joven y sus amigos de correrías, por un pequeño accidente de moto. La chica, una zalamera irredenta, invita entre chanzas al médico de vida gris a unirse al grupo; de esta forma el doctor se adentrará en una vida de desenfreno, alcohol, baile y sexo del que ya no sabrá salir, hasta convertirse en un personaje patético que persigue a la joven hasta incurrir en el más absoluto ridículo.

El cine, por supuesto, está lleno de historias de obsesiones sexuales; pero no parece que esta Suntan se vaya a inscribir entre las mejores de ellas. Al contrario, su narración es torpe, repetitiva, redundante. Los personajes se mueven al albur de su guionista y director, como marionetas, sin la coherencia que debe gobernar cualquier trama argumental, sea del tipo que sea. Tampoco Argyris Papadimitropoulos, el director, se revela como un cineasta especialmente competente. Es verdad que no comete faltas de ortografía, pero su ritmo narrativo es cansino, pobre en recursos cinematográficos, escaso en imaginación.

Así las cosas, queda un drama sobre la fascinación patológica que puede ejercer la belleza casi surreal de la juventud sobre aquellos que han llevado una vida colindante con lo monástico, aunque los valores cinematográficos del filme sean más que cuestionables. El doctor encoñado terminará convirtiéndose en un acosador, en un maltratador de libro, y de eso estamos ya bien servidos en la realidad como para echar más leña al fuego. Es cierto que en todo momento el médico obseso se nos retrata como el tipo bonachón que se ha convertido en execrable con su fijación con la joven, pero no parece que airear este tipo de conductas ayude precisamente a la eliminación de esa lacra abominable.

El protagonista, Makis Papadimitrou, da bien su personaje de hombre gris, de Don Nadie, de pelele zarandeado por una pasión que le consume. La antagonista, la novata Elli Tringou, rebosa frescura y puede tener un interesante futuro en la interpretación.


 


Género

Nacionalidad

Duración

104'

Año de producción

Trailer

Suntan - by , Nov 06, 2016
1 / 5 stars
Doctor Pateticopoulos