Película: Syriana Stephen Gaghan es el guionista de la exitosa Traffic, una de las mejores películas del Hollywood de principios de este siglo. También es cierto que, en su debe, tiene algún que otro petardo como libretista, como Reglas de compromiso. Como director novel, Gaghan revela que le queda mucho por aprender: una cosa es escribir guiones (buenos como el de Traffic, espantosos como el de Reglas...), y otra ponerlos en escena. Syriana cuenta una confusa historia de espionaje, altas finanzas, juego sucio en la cumbre, complicidad entre empresa privada y administración pública USA... en fin, un panorama desolador. Pero el problema es que esta historia, que en manos expertas podría haber dado, artísticamente hablando, buenos dividendos, bajo su neófita batuta resulta desvertebrada, con frecuencia atrabiliaria, oscura sin necesidad de serlo, sin credibilidad. Y es que Gaghan no ha debido aprender las reglas del relato de espías que se desprenden de cualquier novela de John Le Carré, por poner un ejemplo de escritor cualificado en el género. No se puede montar una historia en la que el espectador no termina de enterarse de nada y teniendo que recurrir a la gacetilla facilitada por la distribuidora para saber de qué va aquello: ya sé que seguramente es una exageración, porque es evidente que cualquiera con medianas entendederas y un conocimiento estándar sobre cómo funciona este mundo se puede hacer con la historia; pero es cierto que con mucho esfuerzo, bastante más del que es habitual en el espectador medio, que tiende a ser un sujeto pasivo más que activo. No sería justo, de todas formas, despachar sin más este extraño filme: hay cosas que llaman la atención, como el compichamiento de la empresa privada y el gobierno por intereses espurios; el consultor que saca abyecto partido de su tragedia; el príncipe heredero finalmente destronado, que quiere redimir a su pueblo (esto es inverosímil, ya lo sé...) y con ello firma su sentencia de muerte. El Oscar a George Clooney como Mejor Actor Secundario presenta dos interrogantes: uno, por qué ha sido como secundario, cuando su papel es tan relevante como el del resto de actores; dos, si lo han galardonado por la escena en la que es salvajemente torturado, porque si no, lo cierto es que no se termina de entender; y es que hemos visto al guapo de George en papeles mucho mejores que éste...

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

125'

Año de producción

Syriana - by , Mar 07, 2006
1 / 5 stars
Desvertebrada, confusa, extraña