Película: Tarzán 66 Tarzán, el mito literario inventado por Edgard Rice Burroughs, es, con toda probabilidad, uno de los personajes que más veces ha sido llevado a la gran pantalla, e incluso a la pequeña, gracias, especialmente, a la primera serie de películas que la Metro realizara con Johnny Weissmuller como protagonista, después acompañado de Jane y Boy, Maureen O’Sullivan y Johnny Sheffield, respectivamente, aparte de la inevitable mona Chita. Tras aquella primera tanda de filmes, a los que se reputa de originales y clásicos, la cinematografía americana, pero también la italiana, la francesa, la alemana, e incluso la española, se lanzaron a hacer sus propios Tarzanes, habitualmente ya con calidades muy inferiores a los de la Metro, pocos medios y menor originalidad.

Este Tarzán 66 entra de lleno en esa ristra de copias que, en este caso, perpetró la propia cinematografía norteamericana, llenando de elementos extraños las constantes primitivas del Rey de la Selva. En esta ocasión, Tarzán es requerido para ayudar a un amigo mexicano, para lo que el hombre-mono no duda en viajar en avión, como un turista más, desde África hasta la capital federal azteca. Allí habrá de enfrentarse a las maquiavélicas trampas saduceas de un perverso individuo que planea apoderarse de un riquísimo tesoro de los antiguos aztecas.

Tarzán 66  tiene sus mejores bazas en el exótico ambiente en el que fue rodado, tan lejos de la selva que le es propia, y a un guión delirante en su involuntario surrealismo. Poco más hay en este filme manufacturado aseadamente por Robert Day, un aséptico artesano de Hollywood que carecía absolutamente de talento. Mike Henry es este Tarzán de pacotilla, papel que repetiría después más de una vez.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

85'

Año de producción

Tarzán 66 - by , Nov 19, 2011
1 / 5 stars
Desvaída copia