Película: The bone man Wolf Haas es un novelista austriaco que ha conseguido fama, al menos en su país, con un ciclo de novelas sobre el detective Simon Brenner, ex policía metido a investigador privado, que ha de apechugar con la indagación sobre crímenes alevosos y siempre un punto extravagantes. Al cine se han llevado tres de las siete novelas que hasta ahora ha escrito sobre el mentado detective; este “The bone man” es la última de las adaptaciones, y lo cierto es que confirma que parece ser un buen momento para el thriller en Europa Central y del Norte, si tenemos en cuenta el éxito de las dos series policíacas escandinavas, la del detective Wallander escrita por Henning Mankell, y la de “Millennium”, del finado Stieg Larsson.
Este Brenner no llega a la fama ni a la singularidad del citado Wallender ni del dúo Salander-Blomkvist, pero tiene también sus peculiaridades: como andamos en crisis, no menosprecia trabajos menores, como recuperar coches impagados por sus dueños. De esta forma se encuentra metido en un fregado, en un restaurante especializado en pollos asados, en medio del campo, donde pronto se verá envuelto en varios asesinatos que habrá de descubrir, al tiempo que tendrá que salvar, literalmente, el pellejo (aunque no entero…).
Rodada con cierta clase por Wolfgang Murnberger, que ya realizó también los anteriores segmentos del ciclo Brenner, la película se deja ver, con sus personajes estrafalarios, sus situaciones inesperadas y sus vueltas de tuerca en el guión. No es que sea la octava maravilla, pero al menos está realizada dignamente y tiene momentos de cierta potencia, sobre todo en el tramo final, cuando la acción toma fuerza y los acontecimientos se precipitan con decisión. Algunos ramalazos del (dudoso) humor germánico redondean una película modesta, agradable (si dejamos a un lado la trituradora de pollos y otros animales de dos patas…) y que cae irremediablemente simpática.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

121'

Año de producción

The bone man - by , Nov 12, 2009
2 / 5 stars
Salvar el pellejo