Película: The extraordinary tale

Allá por 1992, a raíz del estreno de El mariachi (que había costado poco más de 7.000 dólares y recaudó más de 2 millones), un crítico comentó que éxitos como el de ese filme confirmaba que se podía hacer mal cine tanto con presupuestos astronómicos como exiguos.


Afortunadamente no es el caso de The extraordinary tale, con escasos recursos económicos pero ciertamente muy superior rendimiento artístico. Laura Alvea y José Francisco Ortuño, que en esto del audiovisual son un poco como Pili y Mili (están casi siempre juntos), han afrontado su primer largometraje de ficción con osadía: ahí es nada hacer un filme nada complaciente, una especie de dramedia en formato cuento (cruel), donde las referencias cultistas se solapan constantemente. Se ha citado la estética de Amelie, aunque Ortuño, con buen criterio, no lo comparte y aboga más por referencias de look con respecto a otro Jean-Pierre Jeunet (para mi gusto) más interesante, la muy negra Delicatessen.


Pero no es, ni de lejos, la única influencia: así a vuela pluma cabrían citar referencias desde el mito del Buen Salvaje rousseauniano (con sus mejores excursos cinematográficos; vale decir El pequeño salvaje, de Truffaut, o El enigma de Gaspar Hauser, de Herzog), hasta el cine mudo, del que el filme de Alvea & Ortuño es casi un compendio de inteligente utilización de recursos. Por supuesto también hay evidentes reseñas surrealistas, casi de Ionesco, y hasta alusiones a un cine popular como Lady Halcón, con sus amantes que no coinciden nunca en cuerpo mortal (en este caso en estado de vigilia, por mor del extenuante trabajo de él).


Pero, por encima de todas esas referencias, de las que algunas es posible que ni sus propios autores sean conscientes (ah, el subconsciente, ese ladino, ese artero intruso que se cuela por las rendijas…), lo que interesa es este cuento, esta fábula (sin animales), esta historia cruel, con una poverella con problemas de comunicación, el inicio de su relación con su único corresponsal epistolar, y las dificultades de (co)existir cuando las sevicias del mundo actual (trabajo de sol a sol: sí, como en los tiempos de Marx…; la prole, ese esclavismo que puede llegar a suponer la descendencia) convierten la vida en un infierno.


Plagada de buenas ideas (esa comunicación de los protagonistas a través de hojas de papel mecanografiadas, incluso estando ambos presentes: ¡ay, Antonioni, siempre Antonioni!; esa tabla de multiplicar como cuento infantil que arrulló los sueños de la protagonista y que, ya adulta, reaparece en los momentos más inopinados…), The extraordinary tale of the times table resulta ser una estimulante, a ratos dura reflexión sobre la agonía de vivir, pintada con colores brillantes como de cuento de los hermanos Grimm; y es que en el fondo quizá el filme no sea sino una versión libérrima de Hansel y Gretel, acaso la más conocida historia de los hermanos cuentistas, aunque para la ocasión Ortuño y Alvea hayan dinamitado los esquemas y el niño sea el malo de la película y la bruja, pobrecita, la víctima inocente de este hechicero de rubias guedejas y más mala leche que la Bruja de Blancanieves (ya que hablamos de cuentos…).


Ya sabíamos por anteriores empeños en televisión y en cortometrajes del talento de estos jóvenes andaluces: con su primer largo de ficción en comandita ambos confirman su capacidad creativa y su sólido dominio del lenguaje cinematográfico. Ojalá que este filme, que les ha abierto puertas en países tan difícilmente accesibles como Estados Unidos, les permita desarrollar una carrera profesional como la que ambos merecen: ojalá…


Género

Nacionalidad

Duración

79'

Año de producción

Trailer

The extraordinary tale - by , Aug 08, 2014
3 / 5 stars
Dos por uno dos...