Película: The first Monday in May

Andrew Rossi es un reputado director y productor de documentales. En la primera de esas facetas ha rodado ya media docena de películas, de muy distinto signo, desde una indagación sobre la educación superior USA en Ivory Tower (2008) hasta la inmersión en las interioridades del periódico más famoso del mundo en Page One: Inside The New York Times (2011), entre otros temas de lo más diverso. Con The first Monday in May Rossi afronta la puesta en escena de cómo se concibió y llevó a cabo la exposición China: A través del espejo en 2015, en el Metropolitan de Nueva York, el famoso MET, museo que, desde hace años, tiene una sección dedicada a la alta costura.

El filme gira fundamentalmente en torno a las dos figuras esenciales de la exposición, el conservador del Instituto del Vestido del MET, Andrew Bolton, y la experta en moda Anna Wintour, redactora jefe de la revista Vogue y en la que se supone se inspiraron los autores de El diablo viste de Prada (2006) para el personaje que interpretó magistralmente (perdón por el pleonasmo…) Meryl Streep. A partir de la experiencia de ambos, pero siguiendo el curso de los acontecimientos, Rossi nos muestra las iniciales tormentas de ideas, tras la primera y gran exposición que acometió el MET sobre moda, Alexander McQueen: Belleza salvaje, y que daría lugar a que cada año, el primer lunes del mes de mayo (de ahí el título del filme) se inaugure una muestra monográfica sobre lo que los franceses llaman “haute couture”. Bolton y Wintour, como cabezas de un formidable equipo de expertos en moda, concibieron la idea de mostrar la vestimenta desde la perspectiva de la China clásica, y de ahí surgió esta exposición cuya génesis fue accidentada, pero cuya plasmación lo fue aún más, por la extrema dificultad del empeño, la ajustadísima cuenta atrás, las cambiantes perspectivas sobre cómo debería abordarse esta historia del vestido visto con ojos chinescos, aunque fuera fundamentalmente a través de cómo Occidente ha visto China en el cine clásico.

Mezclado con el complejo proceso creativo que conllevó tan magna exposición asistiremos a una serie de interesantes digresiones de gente como Wong Kar-Wai, el famoso director hongkonés autor de una obra maestra como Deseando amar (2000) y otras películas notables como 2046 (2004) y The Grandmaster (2013); Baz Luhrmann, el (más bien) extravagante director australiano, autor de filmes como Moulin Rouge (2001) y El gran Gatsby (2013); y prestigiosos diseñadores de moda como Jean-Paul Gaultier y Karl Lagerfeld. Todos ellos filosofan sobre la cuestión quizá central del filme, la cualidad de arte (o no) de la alta costura; como era de prever, todos vienen a coincidir en que, efectivamente, la moda (no toda la moda: no hablamos del “prêt-à-porter”, para entendernos) puede equipararse al resto de las bellas artes, tiene la misma naturaleza y la misma categoría de la pintura o la escultura.

Así las cosas, The first Monday in May es un interesante documental sobre el proceso creativo, en la moda y en cualquier otra disciplina, bien narrado, con estimulantes y nada convencionales opiniones sobre la alta costura, que no aburre y resulta un acertado reflejo de una de las materias más glamurosas (también más frívolas, a qué negarlo) de nuestra época, y reivindica, no sin razón, la estirpe artística del diseño de trapitos, si utilizamos la jerga un tanto despectiva que, evidentemente, no se merece esta bellísima rama del arte. Otra cosa es que, dado que el tema no es de general conocimiento (hablamos de la concepción de los diseños), a ratos el filme pueda resultar algo abstruso para un público medio. Sin embargo, el conjunto es agradable y bien realizado, un costeadísimo “making off” de la exposición que se convirtió en un hito en el MET, hasta el punto de convocar a 800.000 visitantes.

Si hasta Justin Bieber, presente en la inauguración de la exposición, está elegante…  y es que, como bien dice Anna Wintour, arte y comercialidad, en estos temas, no pueden disociarse ni prevalecer el uno sobre la otra, ni viceversa.

Película cosmopolita, moderna en el buen sentido (aunque es posible que si se tiene alergia a lo esnob, resulte más bien rechinante), The first Monday in May termina agradando, acaba resultando una película sobre ese plano de la Humanidad que ha superado hace mucho tiempo el primitivo instinto de la supervivencia para enfrascarse en temas como preguntarse sobre sí mismo o, como en este caso, sobre la cualidad artística de una de sus manifestaciones culturales más ancestrales.


Dirigida por

Interpretada por

Género

Nacionalidad

Duración

90'

Año de producción

Trailer

The first Monday in May - by , Apr 06, 2017
2 / 5 stars
La alta costura como arte