Película: The Hollow Lamentablemente, el cine ruso que llega en los últimos años a España (casi siempre en certámenes, pocas veces en circuitos comerciales al uso) es de una endeblez realmente llamativa, sobre todo en una cinematografía que ha dado varios nombres de talla mundial, desde el indiscutible Eisenstein al gran Pudovkin, del metafísico Tarkovski al lírico Panfilov, del Konchalovski ruso al Mijalkov soviético (los adjetivos no son inocentes: el primero, tras su paso por Estados Unidos, es un cascarón vacío, y el segundo, tras su pase con armas y bagaje al neocapitalismo más feroz, tiene la faltriquera llena y la mollera huera).
Pero en los últimos años parece que el cine ruso se decanta por la inanidad, por historias que nada dicen, nada cuentan, nada sugieren, por exangües ejercicios de estilo que parecen buscar caminos pero que realmente sólo saben perderse en el laberinto de su propia espesura. Para muestra este botón: “The hollow”, adaptación de una novela de Sergei Essenin, que pretende contar la vida de un muchacho en la dura Estepa rusa, en una época indeterminada pero que podría identificarse como algún momento en la URSS, probablemente a principios de los años cincuenta, en los estertores del padrecito (hijoputita habría que decirle mejor) Stalin. En ese contexto histórico, el chico se verá obligado por su madre a casar con la mujer que no ama y dejar a la que sí quiere, y después se convertirá en una especie de arma en pena al ser dado por muerto en otra zona del duro páramo donde (mal)vive. Esto que contamos hay que extraerlo mayormente de la sinopsis que se facilita de la película, no del filme en sí mismo, lo cual es lo más próximo a decir que estamos ante una bosta de vaca de consideración. Seguramente a la directora, Marina Razbezhkina, acreditada documentalista, se le da mejor retratar los paisajes agrestes de la Rusia profunda que intentar describir los comportamientos, deseos y sucesos que acaecen a los mortales que habitan aquellos páramos. Lo que es para el largometraje de ficción no parece haber nacido esta “matriushka”…
Así las cosas, hay una historia deshilachada, deshilvanada, incongruente, sin interés de principio a fin, que languidece durante hora y tres cuartos que hacen interminables; hay torpes, vacíos ejercicios de estilo que eran viejos en la época de Dziga-Vertov; hay un intento de hacer una narración anarrativa, que se queda en un pastel incomestible.
¡Eisenstein, vuelve!

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

103'

Año de producción

The Hollow - by , Nov 09, 2008
0 / 5 stars
De la Estepa, el mantecado