Película: The imitation game (Descifrando Enigma)

Alan Turing fue un héroe de verdad, de los que no llevan mallas ni capa, ni vuelan, ni conducen automóviles futuristas. Su drama fue que no se supo de su extraordinaria heroicidad hasta varias décadas después de morir en la ignominia.

The imitation game es una de esas historias que, aunque obviamente magnificada por la necesaria ficción que se requiere para atraer a las masas, sin embargo lleva en sí un poso de humanidad, de voluntad, de capacidad de vencer toda resistencia, incluso las intelectuales (que siempre son, lógicamente, mucho más duras que las físicas), a fin de lograr un objetivo absolutamente encomiable, en este caso salvar millones de vidas, acortar la guerra, a la postre, por qué no, salvar eso que ahora parece no llevarse, la democracia, en este tiempo en el que nos encaminamos a marchas forzadas hacia una nueva Edad Media.

Turing, matemático excelso, ser humano tirando a insoportable, incapaz de empatizar con el resto de los humanos y de captar sutilezas como la ironía (vamos, enteramente el Sheldon de The Bing Bang theory…), será el encargado, contra viento y marea, de descifrar Enigma, el programa encriptado que los nazis utilizaron durante la Segunda Guerra Mundial, un programa de una dificultad superlativa que el académico de Cambridge intentó desentrañar a través de una máquina que sería algo así como la abuela de los actuales ordenadores. Sus problemas con el alto mando del Ejército inglés, con el MI6, el servicio de inteligencia británico, con sus compañeros y, especialmente, con la joven que durante algún tiempo fue su (teórica) prometida, conformarán en principio el meollo de esta historia, aunque por debajo, muy cerca de la superficie, hasta llegar a ser el tema esencial, late la historia del diferente, del que amaba de una forma intolerable en su época.

Filme sobre la posibilidad de luchar contra los elementos, pero también sobre la imposibilidad de luchar contra los prejuicios, The imitation game se convierte paulatinamente, casi sin solución de continuidad, en una película sobre el horror de vivir en una sociedad que abominaba de conductas que consideraba inapropiadas; finalmente, se convertirá en una película sobre el amor perdido, sobre la infancia luminosa de los que se saben distintos, abruptamente oscurecida, eviscerada para cualquier cosa que no sean los números, incapacitada para cualquier relación que no fuera meramente carnal, sin atisbo de amor.

Morten Tyldum, el interesante cineasta noruego que ya gustó con su notable thriller Headhunters, cambia ahora de estilo y tono con este filme sobre un verdadero héroe que acabó como un supuesto crápula. Benedict Cumberbacht se reafirma como uno de los actores más dúctiles de su generación, capaz de ser el villano omnipotente de Star Trek: En la oscuridad, el detective cuasi taumatúrgico de la serie televisiva Sherlock, el atolondrado, torpe joven de Agosto, o la voz imponente, mesmérica, del dragón de El hobbit: La desolación de Smaug. Del resto del reparto hay que destacar sin duda al adolescente Alex Lawther, que alcanza una intensidad inolvidable en una de las escenas finales, recordando la rara capacidad de transmitir emociones del pequeño Haley Joel Osment en El sexto sentido.


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

114'

Año de producción

Trailer

The imitation game (Descifrando Enigma) - by , Jan 11, 2015
4 / 5 stars
Un héroe auténtico