Película: The lady in the van

Alan Bennett es un escritor británico especializado en ese tipo de comedia brillante y sarcástica en la que Oscar Wilde fue un maestro. No se puede decir que Bennet esté a la altura del genial dramaturgo irlandés, pero sí es cierto que su obra es interesante y poliédrica, abarcando casi todos los medios posibles, de la novela a la obra de teatro, del guión cinematográfico al radiofónico o televisivo, e incluso ha hecho de actor en numerosas ocasiones. De él se han llevado a la gran pantalla algunas de sus obras, en filmes como La locura del rey Jorge (1994), con dirección de Nicholas Hytner; también ha escrito guiones de obras ajenas que se han llevado al cine, como ocurrió con Ábrete de orejas (1987), de Stephen Frears.

Precisamente Nicholas Hytner es el responsable de llevar a la pantalla grande uno de los libros más curiosos de Bennett, The lady in the van, publicado en España por Anagrama con el título de La dama de la furgoneta, una historia basada en hechos reales, la relación de amistad que tuvo lugar en las décadas de los setenta y los ochenta (coincidiendo temporalmente en buena parte con el gobierno de Margaret Thatcher) entre el escritor y una homeless, una mujer sin hogar que estacionó su furgoneta en la plaza de aparcamiento de Bennett, con su reticente aquiescencia, en lo que en principio debía ser una estancia temporal, pero que finalmente se prolongó durante quince años. La novela se llevó al teatro con dirección de Hytner, quien posteriormente se ha encargado también de su versión cinematográfica.

The lady in the van es una estimulante muestra de esa comedia cinematográfica brillante, cáustica, de notables diálogos, tan “british”, tan BBC (de hecho BBC Films, la división cinematográfica de la British Broadcasting Corporation, es la principal productora de la película), que suelen cultivar los ingleses. Además, Hytner y Bennett juegan con excursos cinematográficos como corporeizar a otro yo del propio escritor, que le sirve como Pepito Grillo en su relación con la vagabunda, en un recurso de lenguaje que ciertamente no es nuevo (qué puede haber de nuevo en un medio artístico que lleva más de un siglo produciendo incesantemente obras…), pero que sí es muy adecuado a la historia que se nos cuenta y a la forma en la que se nos cuenta.

Con un irónico retrato de las clases medias acomodadas del Londres más clásico, con unas familias que ejercen la compasión como una forma de redención y otras que hacen del desdén una de las bellas (¿) artes, The lady in the van resulta un filme agradable con un poso amargo, el que destila la historia de esta mujer adoctrinada religiosamente en su infancia y adolescencia, cercenada en su creatividad artística, finalmente arruinada su vida en un accidente fortuito que la marcará irremisiblemente.

Hytner es brillante y ecléctico, capaz de llevar a la pantalla grandes dramas, como El crisol (1996), una de las más conocidas versiones cinematográficas de la obra teatral Las brujas de Salem (The crucible), de Arthur Miller, pero también comedias gayfriendly, como Mucho más que amigos (1998). Aquí se pone al servicio del texto de Bennett y le saca partido, en una obra sobre los extraños recovecos que conducen a la amistad incluso entre los seres más disparejos que imaginarse pueda.

Notable interpretación de Alex Jennings, transformado para la ocasión en el excéntrico escritor inglés; pero la que, como siempre, está sencillamente excelsa, es Maggie Smith, que compone una homeless absolutamente entrañable, aunque a ratos su personaje resulte también manifiestamente estrangulable (es lo que se pretendía, desde luego…). Claro que a estas alturas no vamos a descubrir a la que probablemente sea la más grande actriz que ha dado el cine, la televisión y el teatro británico en los últimos cincuenta años…


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

104'

Año de producción

Trailer

The lady in the van - by , Apr 17, 2016
3 / 5 stars
Diógenes en tiempos de Thatcher