Película: The lure

Esta película se pudo ver en la Sección “Selección European Film Academy” del Sevilla Festival de Cine Europeo 2016 (SEFF’16).

El cine polaco actual poco tiene que ver con el de los grandes de la cinematografía de Polonia, ya sea porque están muertos (Andrzej Wajda, Jerzy Kawalerowicz) o porque hacen su cine en el extranjero (Roman Polanski, Jerzy Skolimowski). Hay, por supuesto, una nueva hornada de cineastas de interés en el país del papa Wojtyla, entre ellos Pawel Pawlikowski, con filmes como Ida (2013), Jan Komasa, cuyo título de mayor interés es Suicide Room (2011), o esta novata que apunta maneras, Agnieszka Smoczynska, que nos sorprende nada menos que con un musical en clave fantástica.

La Varsovia actual: una familia de músicos, compuesta por padre, madre e hijo veinteañero, están tocando a orillas del río Vístula; de repente, dos hermanas emergen de las aguas y les piden ayuda para salir a tierra: son sirenas, y la familia consiente en la ayuda a cambio de que (como dicen las leyendas) no se los coman… La familia adopta a las dos chicas y las integran en el número de música y baile que tienen en un club nocturno varsoviano; allí una de ellas da en enamorarse del veinteañero que la salvó, pero la otra observa cada vez con ojos más golosos a cualquier humano que se le ponga a tiro…

The lure es una película más que curiosa; lo es por su trama, que entra directamente en el fantástico, retomando el mito de las sirenas que tiene tres mil y pico de años de antigüedad, cuando aquellos seres de fábula, mitad mujeres, mitad peces, estuvieron a punto de enloquecer a Ulises en su regreso a Ítaca, como nos enseñó la homeriana La Odisea. Desde entonces el mito de las sirenas es recurrente en la cultura, pero aquí se nos aparece con los rasgos y las maneras de este descreído siglo XXI, de este Tercer Milenio en el que todo lo preexistente toma morfologías nuevas, o al menos novedosas (que no es exactamente lo mismo…). Aunque se mantiene la liturgia de la cola de pez que se transforma en piernas al salir del agua, hay otros elementos a destacar, como la proteica capacidad de las sirenas para aprender idiomas, para cantar como contraltos o para danzar frenéticamente al ritmo de músicas “techno” o “new age” (¡ah, si Ulises levantara la cabeza…!).

Filme con frecuencia estrafalario, por no decir extravagante, The lure tiene sin embargo una coherencia admirable: su historia se corresponde, en un curioso paralelismo, con la del ángel concernido por lo humano y el que se mantenía en su propia mismidad seráfica, a la manera en la que (extraordinariamente) lo reflejó Wim Wenders en su última obra maestra, Cielo sobre Berlín (1987). Los números bailables están hechos con soltura y resultan muy movidos y bien insertados en la trama, y en general, The lure se sigue con gusto, al margen de algunas excentricidades que más que modernas son “modelnas”, pero que, dado el tono lunático de la película, tampoco rechinan demasiado.

Las dos sirenas, Marta Mazurek y Michalina Olszanska, resultan verosímiles en sus escamosos papeles, y del resto destacamos el rostro más bien hierático de Jakub Gierszal, en un personaje muy diferente del que le dio a conocer internacionalmente en Suicide Room.


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

95'

Año de producción

Trailer

The lure - by , Nov 06, 2016
2 / 5 stars
Sirenas, tres mil años después de Ulises