Película: The smell of us

Esta película se pudo ver en la Sección Oficial a Concurso del Sevilla Festival de Cine Europeo (SEFF’2014).

Larry Clark, que empezó tarde a hacer cine (a los cincuenta y dos años, edad a la que algunos directores ya están listos de papeles…), sin embargo no se puede decir que tenga mucha variedad de temas. De su filmografía las tres películas más significativas son, por orden cronológico, Kids (1995), su opera prima, que le descubrió para el cine; Ken Park (2002), y esta The smell of us (2014). En todas ellas el tema recurrente es la adolescencia y su nihilismo, que se plasma en sexo indiscriminado, ausencia de una escala de valores, gusto por todo tipo de psicotrópicos, placer en contar con dinero fácil sin medir las consecuencias.

Clark, antes de dedicarse al cine, tenía una bien ganada fama como fotógrafo, y eso se nota siempre en la factura técnica de sus filmes, irreprochable y de ubérrima creatividad. Aquí utiliza con maestría técnicas digitales para conseguir efectos extraordinarios, como si estuviera pintando sobre la pantalla, y también integra con tino las grabaciones tomadas por cámaras amateurs y teléfonos móviles.

Pero el problema del cine de Clark es que siempre anda con la misma historia. En principio no habría nada que objetar; ya se sabe el aforismo cinéfilo que dice que todo gran autor hace siempre la misma película. Lo malo es que Clark no es Fellini ni Bergman, y perdón por la forma de señalar. Su cine empieza a ser redundante, contando siempre lo mismo y, lo que es peor, rizando el rizo de la provocación, buscando el escándalo gratuito, dando un paso más cada vez.


Si en Kids la cuestión era hacer hablar deslenguadamente de sexo en todas sus variantes a niños que apenas despuntaban a la pubertad, y en Ken Park daba un paso más con algunas escenas de descarado corte hardcore (felación, cunilinguo, sesión de “petting” de adulta con menor), en The smell of us el salto es cualitativo, pues aquí los adolescentes, tan nihilistas como todos los de la filmografía clarkiana, de puro hastío y sin necesidad crematística alguna, se dedican a ejercer de chaperos y gigolós, también de nuevo con algunas escenas de carácter abiertamente pornográfico (sodomización, fetichismo). Y lo malo es que no lo hacen por el recurrente vacío existencial, ni por incomprensión de los padres, ni siquiera por puro placer: sencillamente hacen de putos y no sabemos muy bien por qué, como si sus acciones se abrieran y cerraran sobre sí mismas, sin motivación alguna.

Así las cosas, el cine de Clark empieza a cansar: no hay muchas vueltas más que dar a sus obsesiones; sobre todo, no hay mucho más en lo que avanzar en la provocación constante y creciente. Si aquí ya hasta tenemos escatología, con micciones varias… ¿Qué será lo próximo, Larry? Mejor no preguntar…


 


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

88'

Año de producción

The smell of us - by , Nov 11, 2014
1 / 5 stars
Más de lo mismo