Película: Todo saldrá bien

El sevillano Jesús Ponce consiguió un éxito relevante (estamos hablando en términos relativos, por supuesto) con el estreno en su momento de 15 días contigo (2005), que presentaba una historia de amor en el paisaje devastado de la indigencia. Un posterior encargo industrial, Skizo (2006), se saldó sin pena ni gloria, aunque confirmó el buen pulso del cineasta andaluz. Déjate caer (2007) le devolvió a su terreno natural, el del cine a pie de barrio, en este caso sobre la desvalida generación “ni-ni” y la necesidad de intentar escapar de esa vida sin futuro. Tras ello ha realizado algunos productos alimenticios para televisión, y ahora vuelve de nuevo con un tema social, como le gusta al sevillano, sólo que en este caso nos tememos que no ha dado en la tecla, como sí hizo en sus filmes anteriores que partían de proyectos personales.

Todo saldrá bien plantea la historia de dos hermanas, una de las cuales emigró hace años a Madrid, donde se gana la vida como administrativa, aunque su puesto de trabajo se tambalea; la otra asiste, en el pueblo de la que es natural la familia, a la madre, enferma terminal desde hace tiempo, y cuya muerte ahora es tenida por inminente. La hermana emigrada vuelve para el que parece inmediato óbito, pero la muerte no termina de llegar. Entre tanto, entre las hermanas se destapa el sordo rencor acumulado durante años, una alejándose de aquel infierno tan temido, la otra tragándose el “marrón” ella solita.

La película adolece de un guión (original del propio Ponce, que lo firma en solitario) que lo fía todo al enfrentamiento de las dos hermanas, con lo complicado que es eso durante 90 minutos. Así las cosas, en los diálogos pasamos de odios africanos a amores fraternos sin despeinarse ninguna de las dos protagonistas, con frecuencia con textos escasamente coloquiales, lo que resulta aún más chirriante dado el tono popular de la historia. No sabemos muy bien por qué se odian tanto, ni por qué en otros momentos se quieren tanto. No hay secretos inconfesables, y todo parece reducirse al resentimiento de la asistenta hacia la hermana que huyó, y el remordimiento de la emigrada por dejar caer todo el peso de la dependencia de la madre sobre la que se quedó, amortiguado por el miedo atávico hacia la enfermedad, la muerte, que le despierta la situación de su progenitora.

Pero los diálogos se hacen inacabables, las situaciones casi siempre carecen de interés, con las disputas domésticas de corto alcance entre las dos. Sólo en algunos momentos salta la chispa, como en la denuncia de los recortes en la sanidad pública que hace que no sea posible aplicar cuidados paliativos a una enferma terminal para que no sufra.

Poca cosecha para quien ha demostrado mucha mano con los temas sociales y su plasmación en una pantalla. En 15 días contigo y Déjate caer había, además de compromiso social, cine y sensibilidad, que es lo que ha faltado, lamentablemente, en este esforzado pero (siento tanto decirlo) fallido intento.

Y es una lástima porque incluso Isabel Ampudia, estupenda en la mentada 15 días contigo, y Mercedes Hoyos, que nos gusta tanto, están envaradas, como si no se terminaran de creer demasiado sus papeles. Así las cosas, queda un drama acartonado que podría haber sido una gran película, pero que se queda en un quiero y no puedo. Lástima…


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

90'

Año de producción

Todo saldrá bien - by , Jan 08, 2017
1 / 5 stars
Drama acartonado