Película: Clan salvaje

Un joven de dieciocho años, bastardo y mestizo payo-gitano, espera en su comunidad cíngara dos eventos: el primero, la salida de prisión, tras quince años, de su hermano mayor, que cumple pena por haber matado a un policía atropellándolo con el camión que había robado; el segundo es su bautismo al cristianismo, dentro de la comunidad religiosa que en su clan ha prendido con fuerza.

Clan salvaje (el título original, Mange tes morts, viene a ser algo así como Come tus muertos, bien distinto de este más bien anodino título español) resulta ser un curioso, a ratos impactante drama entreverado de thriller sobre la decisión de un adolescente cuando se abren ante sí dos caminos, el de seguir los pasos de su hermano, dedicado al latrocinio (en su vertiente “robagallinas”: vale decir robar para comer y tener las mínimas necesidades vitales cubiertas; estos no son ladrones de cuello duro, de los que se forran a costa del erario publico, no sé si me explico...), o bien intentar hacer las cosas bien y tener una vida llamémosle normal, para entendernos, lo que aquí se simboliza con el bautismo y la entrada en el cristianismo, pero que podría hacerse de cualquier otra forma. En este sentido, no parece que Jean-Charles Hue, el director, sea especialmente religioso, sino que utiliza esa vía como antítesis de la otra, la de la delincuencia.

Aunque a ratos parece una especie de Fast and furious a la francesa, con pocos medios y mucha menos elaboración de las carreras de coches, lo cierto es que todo ese ruido, toda esa furia, está razonablemente justificado por el magma que impregna a este grupo familiar (hermanos, sean bastardos o no, y un primo), siempre en equilibrio entre la ley y su transgresión.

Jean-Charles Hue hace con éste su segundo largo, y ciertamente no lo parece: domina bien los resortes del lenguaje cinematográfico, su planificación es correcta, sabe donde y como colocar la cámara, y aunque en las persecuciones de coches hace algunas trampas, se le puede disculpar teniendo en cuenta que no ha dispuesto de un presupuesto precisamente holgado.

Filme finalmente sobre la decisión más importante en la vida de un joven, qué camino tomar para el resto de su existencia, resulta un tanto irregular en su principio, cuando aún no está claro por donde van los tiros, hasta que Hue pilla el tono adecuado, el de cuatro jóvenes entre la marginación y la seducción de los cantos de sirena de una opulenta sociedad de la que se sienten excluidos y a la que anhelan pertenecer, quizá sin saber que en ella tampoco hay salvación. Con ello evitará, eso sí, lo que el hermano mayor le dice al pequeño sobre la delincuencia, que exige siempre pagar un diezmo, la cárcel, tal vez la muerte violenta.

Clan salvaje tiene también como curiosidad positiva la interpretación de todos sus papeles por personas que no son actores, pero que se desempeñan con una frescura admirable, dotando al filme con ello de una notable sensación de veracidad.


 


 


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

94'

Año de producción

Trailer

Clan salvaje - by , Apr 26, 2015
2 / 5 stars
Pagar el diezmo