Película: Truhanes Miguel Hermoso fue una de las revelaciones del cine español de la década de los ochenta. Hombre formado en el campo de los cortometrajes y del cine publicitario, en 1983 consigue dar el salto al largometraje comercial con esta “Truhanes”, una historia de pícaros, con la que consiguió un notable éxito comercial, lamentablemente no continuado por su siguiente “Marbella, un golpe de cinco estrellas”. Lo cierto es que hay en Hermoso un cineasta de cierto talento, como ha demostrado posteriormente en filmes como “Fugitivas” o “Como un relámpago”, o incluso en “Lola, la película”; es un hombre que sabe contar historias y darles un tono verosímil, lo cual, tal y como está el patio en el cine español, es lo más parecido a un elogio.
“Truhanes” cuenta las peripecias de dos delincuentes, uno de altos vuelos, un estafador, y otro un hampón simpático y barriobajero. Durante la estancia de ambos en la cárcel, sellan un pacto: el raterillo cuidará del señorito dentro del penal, y éste se ocupará de aquél cuando salgan de la “trena”. En la mejor tradición de la picaresca española, “Truhanes” se convierte en una estimulante comedia de corte agridulce sobre dos marginados de la ley, y cómo al final ambos son iguales, por más que les separen formación y ambiciones en sus “golpes”.
Al éxito de la película contribuyeron decisivamente los dos protagonistas, Arturo Fernández, en un papel que le va como anillo al dedo, y Francisco Rabal, felizmente recuperado por aquel entonces para el mejor cine español; ambos conforman una pareja de extraña química, siendo como son, en todos los aspectos, como la noche y el día. También interviene, en un papel secundario pero sustancioso, la gran Lola Flores, que murió sin conseguir su sueño de ser la Anna Magnani del cine español, aunque la verdad es que facultades no le faltaban.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

106'

Año de producción

Truhanes - by , Aug 29, 2008
3 / 5 stars
Vaya par de pícaros