Película: Un funeral de muerte Frank Oz tiene ya un lugar en la Historia del Audiovisual como coautor, junto a Jim Henson, de aquella imprescindible serie televisiva de nuestra infancia (y de tantas otras infancias), Los teleñecos, en su original en inglés The Muppet Show, con los inolvidables Miss Piggy, Kermit o Gonzo. Pero Oz tiene también otras habilidades no menos llamativas: fue la inimitable/tan imitada voz de Yoda, el icono por antonomasia de la saga Star Wars, y es un apañado director de comedias, género en el que ha cosechado varios éxitos, tanto de crítica como de público. Su mejor filme en esa faceta es, con toda seguridad, Un par de seductores, divertidísima sátira sobre los casanovas de pacotilla, aunque tiene algunos otros títulos de interés, como Bowfinger, el pícaro, la nueva versión de La pequeña tienda de los horrores o, en otro tono, el clásico del género fantástico Cristal oscuro.

Pero Oz vale generalmente lo que valen sus guiones, porque es un director que sirve pulcramente las buenas historias, pero no sabe realzarlas con un criterio estrictamente cinematográfico. Para entendernos, Alexander Mackendrick sería el arquitecto y Frank Oz el albañil que pone los ladrillos (con todos los respetos, obviamente, hacia tan honrada profesión…). En el caso de este Un funeral de muerte (traducción más bien zarrapastrosa del original Death at a funeral, algo así como Muerte en un funeral), lo cierto es que el guión no prometía mucho: y es que empezar con la tópica equivocación de la toma de una pastilla de efectos lisérgicos en lugar de otra manifiestamente inocua es de primer curso de guión en una escuela de tarados. La recurrencia al hipocondríaco, al viejo cascarrabias, al padre intolerante, al marido débil con mujer fuerte, entre otros personajes más o menos estereotipados, no parecía tampoco aportar muchos elementos positivos a la historia.

Pero, a decir verdad, al final resulta que el filme se deja ver con cierto agrado, una vez asumido que con esos tópicos es con los que jugamos, y que Frank Oz despliega su indudable habilidad para dar fluidez a este torrente de insensateces que acontecen sin descanso durante el funeral de un hombre ya entrado en años, con un oscuro secreto bien guardado que alguien de poca talla (física, tal vez también de la otra…) se dispone a desvelar, y las mentiras y sandeces en que incurrirán sus hijos para evitar semejante trance a la viuda y al resto de la comunidad, en una clase social como la burguesía inglesa, donde la apariencia lo es todo. Así las cosas, se consiguen algunos agradables momentos que invitan a la sonrisa, aunque el conjunto no brilla siempre a igual altura. Estamos entonces ante una simpática comedia de humor negro, que se deja ver con cierta benevolencia. Hombre, hay un abismo hasta El quinteto de la muerte (ya que antes citábamos a Mackendrick), pero no se pueden pedir peras al olmo, ni a un pintor de brocha gorda que conciba la Capilla Sixtina…

Dirigida por

Género

Duración

90'

Año de producción

Un funeral de muerte - by , Oct 15, 2007
2 / 5 stars
Secretos y mentiras