Película: Un largo adiós Robert Altman fue un realizador curtido en la televisión durante los años cincuenta y sesenta, protegido de Hitchcock, y que conmocionó el Festival de Cannes de 1970 con MASH, una feroz sátira de la guerra de Corea, filme que después daría lugar a una dilatada serie televisiva interpretada por Alan Alda. Más tarde llegarían títulos como   El volar es para los pájaros , Los vividores, Nashville, Un día de boda, Tres mujeres y Buffalo Bill, que lo encumbraron como el más europeo de los cineastas americanos, un autor original con cosas que decir. Posteriormente, varios fraca sos comerciales seguidos le redujeron a películas de escaso tirón popular, si bien ciertamente interesantes; en la última etapa de su vida volvió a gozar, intermitentemente, de un bien ganado prestigio.

Un largo adiós pertenece a su primera etapa, cuando era ya un director reconocido merced a la mentada MASH. Se trata de un policíaco de alguna forma desmitificador, basado libremente en la novela homónima del gran Raymond Chandler. Philip Marlowe, el archiconocido detective, recibe la visita de un amigo, que le pide su compañía para viajar a México. Comienza entonces un viaje al fondo de un inextricable asesinato, con final inesperado.

Lo mejor del filme es, precisamente, que su tono desmitificador no es satírico. Lo que intenta Altman, y lo consigue a medias, es actualizar la tópica imagen del detective bogartiano, haciendo que su escepticismo también pueda estar tintado de cierto humor. Lo complejo de la trama no ayuda precisamente a la buena comprensión de la historia que se narra, pero eso se da por descontado en un thriller. Protagoniza Elliott Gould, que gozó de gran predicamento en los años setenta, si bien después se ha visto relegado a papeles secundarios en cine y televisión.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

112'

Año de producción

Un largo adiós - by , Oct 30, 2011
2 / 5 stars
Desmitificar el cine negro