Película: Un taxi para Tobruk

Hay un cierto tipo de cine bienintencionado, de tonos pacifistas aunque casi siempre insuficientes, que tiene una larga tradición en la historia de la cinematográfica mundial. En los años sesenta, tiempo en el que se recrudecería la guerra fría a raíz de sucesos como el frustrado intento de invasión de Cuba en Bahía Cochinos, o como la llamada crisis de los misiles, se intentó hacer películas que convocaran los sentimientos de fraternidad incluso entre enemigos.


A ese tipo de cine pertenece Un taxi para Tobruk, una coproducción entre las cinematografías española, alemana y francesa, aunque dominada por el mayor peso específico y la mayor aportación presupuestaria de los galos. Cuenta las peripecias que le ocurren a un heterogéneo grupo de soldados franceses, que llevan como prisionero a un oficial alemán, en plena Segunda Guerra Mundial, y en medio del insoportable desierto africano. Entre centinelas y cautivo surge un sentimiento cercano a la a amistad, sentimiento violentamente frustrado por la incomprensión de los soldados que acuden a ayudarles.


La dirección de Denys de la Patellière es correcta, al servicio de la historia contada, sin alardes de genialidad pero también sin fallos. El reparto está encabezado por el polifacético Charles Aznavour, una de las voces más sugestivas de la canción francesa, cuyas interpretaciones en el cine no llegaron nunca al nivel de su indiscutible talento como cantante. Con él, Lino Ventura, seguramente uno de los actores franceses (a pesar del nombre y apellido, que recuerdan su origen italiano) que más veces interpretó el papel de comisario de policía.


 


Género

Nacionalidad

Duración

97'

Año de producción

Un taxi para Tobruk - by , Jan 15, 2015
2 / 5 stars
Las buenas intenciones