Película: Una chica cortada en dos Claude Chabrol se caracterizó durante toda su carrera, entre otras cuestiones, por alternar títulos interesantes con otros que carecían de atractivo. Así las cosas, tras Borrachera de poder, que no alcanzó las cotas previstas de interés, se esperaba con expectación su nuevo filme, Una chica cortada en dos, con la curiosidad de saber si al viejo maestro francés le tocaba esta vez la de cal, en vez de la de arena. La verdad sea dicha es que mejora con respecto a su anterior empeño, aunque no termina de ser el gran Chabrol de sus mejores películas (léase Accidente sin huella, Al anochecer, Violette Noziere, Asunto de mujeres, entre otras).

Lo curioso es que comienza con un tono de alta comedia, con personajes inteligentes que desgranan brillantes diálogos, con un escritor pagado de sí mismo y un millonetis hijo de papá acostumbrado a conseguirlo todo, y la bella chica del tiempo de la que los dos se enamoran, siendo además los dos cordiales enemigos. Pero el tono de comedia pronto deja paso a un romanticismo “fou”, y finalmente a un thriller, en un cambio de género cuando menos peculiar. Es cierto que Chabrol, viejo sabio, enhebra con sentido esos diversos giros argumentales, y que la historia se sigue en general con interés, aunque probablemente le sobren metros. Finalmente, la historia de esta mujer demediada entre dos amores termina por convertirse en una nueva fustigación chabroliana sobre la alta burguesía francesa, cuyos pecados, si hay que creer a la película, no tienen límites.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

115'

Año de producción

Una chica cortada en dos - by , Nov 20, 2011
2 / 5 stars
La mujer demediada