Película: Una chica vuelve a casa sola de noche

Aunque no es demasiado conocido internacionalmente, existe en Estados Unidos un poderoso lobby de origen iraní, generalmente formado por exiliados del régimen fundamentalista de los ayatolás, o bien por hijos de esos exiliados. Esa comunidad tiene incluso sus propios festivales de cine en lengua farsi (el idioma oficial de Irán), como el Noor Iranian Film Festival que se celebra anualmente en Los Ángeles. De esa comunidad procede la guionista y directora Ana Lily Amirpour, nacida en el Reino Unido en 1980 y emigrada con su familia a Estados Unidos siendo niña.

Amirpour llamó poderosamente la atención en el mencionado Festival Noor con un corto titulado A girl walk home alone at night, ganando el premio al mejor cortometraje. A partir de ahí, y con el apoyo de Sundance, se montó la producción de un largometraje que ampliara la idea seminal de aquel corto. El resultado es esta curiosa, inquietante, extrañísima Una chica vuelva a casa sola de noche.

Una ficticia y fantasmagórica ciudad iraní llamada Bad City (Ciudad Mala), localizada realmente en California, donde viven persas que hablan farsi, la lengua del país, pero no viven a la usanza imperante desde los años ochenta en aquella torturada tierra: aquí casi ninguna mujer lleva chador, y la que lo lleva es, ¡ay!, una vampiresa (de colmillos afilados, se entiende, no la “comehombres” que puso de moda el cine negro USA de los años cuarenta y cincuenta). En esa paisaje alucinado conoceremos la historia de un joven que trabaja en un hotel, y cuya máxima aspiración empieza y termina en el coche deportivo que se ha comprado con el (literalmente…) sudor de su frente. El día en el que el camello que provee de heroína a su padre yonqui se incauta del coche por los impagos del viejo, todo cambia. Claro que en el vecindario aparece una misteriosa mujer, vestida con chador, que hará que las cosas tomen un giro inesperado…

En esta curiosísima película casi nada tiene que ver con lo establecido o con lo conocido. La ciudad ficticia no parece iraní ni norteamericana, pero al tiempo es ambas cosas; la vampiresa, más que un monstruo parece un ángel de la guarda, que mata a los malos (ese odioso camello), adoctrina a los desviados del camino (ese niño al que le mete las cabras en el corral para que enderece su vida y no se tuerza), venga los malos tratos a una prostituta y, cosa rarísima en un ser no viviente como son los vampiros, se enamora de un mortal, el protagonista, un amor que, por supuesto, no es de este mundo.

Estéticamente innovadora, con un potente juego de luces y sombras que recuerda, sin plagiar, la estética expresionista, Una chica… resulta ser una intrigante historia que con frecuencia fascina por sus planteamientos, por su “look”, por sus personajes, con esa extraña hetaira (¡en Irán, o en un trasunto de Irán!) peripatética que ejerce su “oficio” por las calles de la fantasmagórica ciudad, con ese viejo yonqui con accesos de “mono” cuando no puede agenciarse su dosis de droga, con ese camello de estética cuasi punki y más mala leche que la madrastra de Cenicienta…

Filme raro hasta la saciedad, es precisamente por eso por lo que gana al espectador, por su propuesta arriesgada, alejada de toda concesión a la galería, por su historia de amor esquinada, por su cuasi imposible proposición de una vampiresa con chador que va haciendo el bien por las calles de una Bad City que, quien sabe, quizá sea un trasunto de la Teherán que pudiera haber sido si no la hubieran castrado los ayatolás…

Los intérpretes son todos de origen iraní, ya sea en primera o segunda generación, y todos también son exiliados de su país y con filmografías ya apreciables en el cine USA, desde la protagonista, el bello rostro (pero con capacidad para convertirse en un monstruo) de Sheila Rand, que ha estado en filmes como Argo (2012), o un veterano como Marshall Manesh, de larguísima carrera en el cine y, sobre todo, las televisiones norteamericanas.

La película cosechó merecidamente gran número de premios en festivales internacionales, desde Sitges a Deauville, pasando por Dublín, Bucarest y Hawai, entre otros, poniendo en el escaparate a esta cineasta de ancestros persas que, a buen seguro, tiene por delante una más que interesante carrera.


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

101'

Año de producción

Trailer

Una chica vuelve a casa sola de noche - by , Feb 11, 2017
3 / 5 stars
Una vampiresa con chador