Película: Una pistola en cada mano El barcelonés Cesc Gay va, poco a poco, convirtiéndose en un sólido nombre del cine español. A sus espaldas cuenta ya con una aún no muy nutrida filmografía, pero en la que siempre hay interés. Llamó poderosamente la atención, entonces aún junto a Daniel Gimelberg en la dirección, en Hotel Room, una pequeña película llena de buenas y novedosas ideas. Después hizo Krámpack, sobre el amor en la adolescencia y la búsqueda de la propia identidad sexual, y posteriormente En la ciudad, donde por primera vez ensaya lo que se ha convertido en una de sus marcas de fábrica, el cine coral, con muchos personajes, si bien todos ellos tienen su propio espacio, es cine coral compartimentado; y es cine coral actual, no imaginable sólo treinta años atrás: de lo que se nos habla en estas películas antes simplemente no se hablaba, o se hablaba bajo siete mantos de eufemismos.

Ésa fue la senda también hollada con sus posteriores empeños; Ficción comenzaba siendo cine coral para después centrarse en sólo dos de sus personajes, dos seres que se enamoran sin saberlo, sin quererlo. V.O.S., el anterior filme al que ahora comentamos, jugaba también con el amor y sus desvaríos, pero sobre todo con la forma, en un juego de apariencias, de ficciones y realidades, que fue polémico y con muy diversa consideración.

Una pistola en cada mano conjuga con habilidad todo el cine gayano anterior: hay cine coral, pero dividido en estancias, a la manera del antiguo cine de “sketches”; hay amor, o su ausencia, o el interés porque vuelva a estar; hay cansancio del amor, y la búsqueda de nuevos caminos para que lo que hoy es rutinario recupere la frescura de la primera vez; hay adulterio, y hay encuentros entre el cornudo y al adúltero, en una situación de civismo que conmueve: parecemos suecos, aunque uno sea argentino y el otro gallego…

No es este último filme de Cesc Gay (y su habitual coguionista, Tomàs Aragay) su mejor obra, que para mi gusto es la mentada Ficción. Pero es una buena película, que habla sobre el ser humano urbano de este principio del siglo veintiuno, del tercer milenio, cuando todo se ha explorado y revisitado, cuando todo lo que se ha indagado en el amor vuelve a buscar nuevas fórmulas, quizá ya viejas, pero que en los sentimentalmente devastados seres humanos en que nos hemos convertido suenan a novedosos, quizá porque la última esperanza es la de salvarnos, salvar al otro o la otra, salvar…

Si hay que poner un reparo serio a Gay y Aragay (ya son curiosos los apellidos de este par de guionistas, y que además trabajen siempre juntos) es su evidente mirada filógina (permítaseme el palabro que me acabo de inventar: vale decir amor por lo femenino); y es que en todos los episodios no declarados que componen el filme, cuando interviene una mujer, ésta queda claramente por encima de su oponente masculino, que invariablemente resulta un memo, un carajote, en el mejor de los casos un pobre infeliz. No seré yo quien crea que eso no sea cierto con frecuencia, pero quizá con un poco de ecuanimidad, con alguna mujer que no domine absolutamente al macho, se hubiera encontrado un punto de equilibrio más realista.

Mención aparte para el extraordinario reparto de este filme, con nada menos que once figuras del cine español (y argentino, que no se nos mosqueen nuestros amigos platenses o del resto de la República),  todos los cuales podrían ser, y de hecho son, cabeza de cartel de cualquier filme: hay es nada contar con Ricardo Darín, Luis Tosar, Javier Cámara, Eduardo Noriega, Leonor Watling, Candela Peña, Cayetana Guillén Cuervo, Eduard Fernández, Leonardo Sbaraglia, Jordi Mollà y Alberto San Juan, todos en la misma película, con papeles no demasiado largos (como mucho quince minutos), pero perfectamente adaptados a sus personajes, trabajándolos a conciencia y sin ir de divos. Da gusto asistir a recitales como éstos, en los que intérpretes consagrados se arriesgan, se dejan la piel para ofrecer lo mejor de sí mismos. No, si al final va a resultar que no está todo perdido…

Una pistola en cada mano - by , Dec 30, 2012
3 / 5 stars
Del amor y otros fracasos