Película: Underworld. La rebelión de los Licántropos En 2003 Len Wiseman llevó a la pantalla “Underworld”, una fusión de tendencias tales como la modernización del mito del vampiro propuesta en la saga de “Blade” y el vestuario sofisticado y la acción estilizada pero trepidante que puso de moda la trilogía de “Matrix”. Como aquel primer episodio funcionó bastante bien en taquilla, tres años después se rodó una continuación, “Underworld. Evolution”, que siguió contando con el apoyo del público, por lo que no tiene nada de raro que se haya estirado el filón, aunque para ello sea preciso tirar del viejo recurso de la precuela (ya sé que en español no existe tal palabra, pero ha hecho fortuna en medios cinéfilos para anteponerla a “secuela”, indicando que se trata no de una continuación cronológica sino de una historia ocurrida antes de cuando se suceden los hechos en el filme original).
En “Underworld. La rebelión de los licántropos” viajamos nada menos que al primer milenio de nuestra era, en Hungría, donde la especie de los vampiros, elegantes y crueles, domina sobre la raza de los licántropos, brutales y zafios, hasta que una mutación hace que uno de éstos pueda tener, a voluntad, apariencia humana o lobuna. La unigénita del rey vampiro se enamora del licántropo humanoide, con lo que tendremos una versión entre gore y esotérica de la pareja romántica por excelencia, los shakespearianos Romeo y Julieta, sólo que aquí al Montesco de turno, cuando se le alegran las pajarillas, literalmente, aúlla…
Contada con cierto aseo pero escasa personalidad por Patrick Tatopoulos, que en los dos segmentos anteriores se encargó de la dirección de arte, el filme tiene algunos momentos de cierto interés, como el castigo a la hija rebelde, dentro de la tradición más añeja de los ritos vampíricos, pero en general el tono es de vulgaridad, arropado el director greco-americano en una escenografía de tono info-neogótico en la que se intuye se mueve confortablemente, sin atreverse a ir más allá de una aplicada recreación de un guión no precisamente relevante. Así las cosas, y como la taquilla tampoco parece haber respondido en esta tercera parte, pudiera ser que las luchas entre vampiros y lobos hubieran pasado a mejor vida (y sin tener que freírlos el sol ni ser atravesados por una bala de plata…).

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

92'

Año de producción

Underworld. La rebelión de los Licántropos - by , Mar 22, 2009
1 / 5 stars
Romeo aúlla