Película: Valkiria La verídica historia del coronel Claus Von Stauffenberg, el coronel de la Wehrmacht (el poderoso ejército nazi) que intentó matar a Hitler el 20 de julio de 1944, ha sido llevada con reiteración al cine y a la televisión, si bien nunca lo fue con el despliegue de medios y propaganda con el que se ha rodado y publicitado esta Valkiria, por lo demás una interesante recreación de los hechos que acontecieron en aquel último verano en el que los nazis aún mantenían el poder en Alemania y en media Europa, aunque era ya evidente que el final de la guerra y la rendición incondicional era cuestión de meses, como así fue. Lo cierto es que fue una lástima, porque el golpe de mano de Stauffenberg era audaz e inteligente: se trataba de matar al Führer en el búnker donde se reunía con sus altos mandos, aprovechando que el coronel tenía acceso semanal al entorno del canciller; si aquel atentado fallido hubiera tenido éxito, la guerra se habría acortado drásticamente y muchas vidas se hubieran salvado. Claro que eso es política-ficción, la más onanista de las ramas de la Historia… El plan de Stauffenberg y sus conspiradores incluía utilizar la llamada Operación Valkiria, por la que Hitler se garantizaba que, caso de insurrección en el Ejército en Berlín, podía controlar la situación con los soldados de la llamada Reserva. Manipulando al general que lo mandaba (aunque su ambivalencia, a la postre, terminó de cargarse la asonada), el grupo de militares sediciosos lanzaron la Operación, tras creer que Hitler había muerto en el atentado que el propio coronel había perpetrado. Bryan Singer, más conocido por filmes de otro corte, como su iniciático Sospechosos habituales o las dos primeras partes de la trilogía de X-Men (aparte del encargo envenenado de poner otra vez en capa y leotardos al Hombre de Acero en Superman Returns), afronta la película sin complejos: es una producción a mayor gloria de su estrella, Tom Cruise, y busca demostrar que no todos los nazis estaban con las felonías que su principal mentor propiciaba. Si Louis Malle hizo Lacombe Lucien, que en España se tituló Todos no fueron héroes, sobre los colaboracionistas franceses con la ocupación nazi, parecería que la tesis de Cruise, servida por Singer, es que todos no fueron canallas, refiriéndose a los integrantes de las fuerzas armadas al servicio (no siempre voluntario) de Adolf Hitler. La historia está llevada con el buen pulso ya característico en Bryan Singer como director, enalteciendo la figura de Claus von Stauffenberg (y, lógicamente, la de su intérprete, Cruise, que de eso se trata…), el héroe que pudo haber cambiado la Historia si no hubiera sido por ciertos hechos fortuitos e imprevisibles que dieron al traste con todo. Eso sí, se tiene constantemente la impresión de que algo no se nos cuenta, porque no parece lógico que un oficial como este coronel, cuya animadversión hacia el canciller y sus posiciones anti-nazis eran públicas y notorias, sin embargo pudiera acceder al exclusivo círculo más restringido del Führer, cuando es bien sabido que éste poseía un poderosísimo e inmisericorde entramado de espías, desde las Waffen-SS en lo militar a la Gestapo en lo civil. Que con una maquinaria perfectísima de inteligencia (sólo comparable a la que los regímenes soviéticos organizaron durante los setenta años en los que aterrorizaron a sus conciudadanos), el Führer y sus acólitos no se enteraran de que un grupo de oficiales de la Wehrmacht lo quería pasaportar al otro mundo, es cuando menos extraño. En cualquier caso, lo mejor de Valkiria, aparte de engordar la cuenta corriente y el ego de Cruise (que incorpora otro nuevo héroe a su panoplia de supermanes humanos), es la familiarización con un relevante suceso histórico que se propicia para el espectador medio, poco habituado a estas verídicas intrigas palaciegas. Que en un tiempo en el que parecen estar de más la cultura, el conocimiento y la intelectualidad, un producto comercial como éste trate de Historia, con mayúsculas, aunque sea con los llamativos ropajes del gran espectáculo, es una buena noticia, a fe mía…

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

110'

Año de producción

Valkiria - by , Feb 07, 2009
3 / 5 stars
Todos no fueron canallas