Película: Vampiros en La Habana La cinematografía cubana fue, durante la década de los sesenta, una de las más pujantes de toda Iberoamérica, al calor de los nuevos vientos traídos por la Revolución. Nombres como Santiago Álvarez, Manuel Octavio Gómez o Humberto Solás, se hicieron famosos en los cenáculos cinéfilos europeos. Pero el ambiente progresivamente opresivo del régimen de Fidel Castro, aparte de la paulatina falta de temas y el agotamiento del filón revolucionario, hizo que los realizadores cubanos pasaran de ser la vanguardia artística a marchar en el furgón de cola de los manieristas hispanoamericanos.
En este contexto el ICAIC, el centro estatal de producción cinematográfica, buscó hacer cine con otros países. De ese empeño surgieron películas como este “Vampiros en la Habana”, una cinta de dibujos animados coproducida con España (en una época en la que este tipo de coproducciones no eran todavía lo habituales que después fueron), aunque la mayor parte de los componentes del equipo técnico era cubano. El guionista y director, Juan Padrón, cuenta la historia de un científico vampiro que busca una fórmula que sea capaz de evitar que los vampiros se volaticen al contacto con el sol. De su originaria Europa viaja a Cuba, llevando consigo a su sobrinito, que sin embargo crece sin el estigma de sus mayores, y es capaz de resistir a los rayos solares.
Los cineastas cubanos tienen una amplia experiencia en el manejo del “cartoon”, del dibujo animando, y ello se aprecia fácilmente en el trazo de este largometraje, dotado de gracia y soltura, una obra curiosa y agradable, que sin embargo no puede soslayar el pecado original de toda la cinematografía cubana: los vampiros, son, cómo no, un trasunto de los pérfidos capitalistas, y toda la historia es una parábola sobre la cuadratura del círculo de un capitalismo de rostro humano. Ideologización aparte, la película es simpática y se deja ver.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

115'

Año de producción

Vampiros en La Habana - by , Jan 12, 2008
3 / 5 stars
Pérfidos capitalistas...