Película: Very bad things

Sigue la ola de incorrección política: tras comedias gamberras que se han convertido en grandes éxitos de taquilla, como Algo pasa con Mary (o, en España, Torrente, el brazo tonto de la ley), continúan llegando títulos que confirman que la época de lo aséptico, lo higiénico y lo edulcorado ha pasado a ¿mejor? vida.


La verdad es que ya estábamos un poco hartos de tanta historia en la que no pasaba nada, todos eran abnegadísimos, salvo los fachas y racistas de guardia, y los buenos sentimientos aparecían como setas: el mundo no es así, y, probablemente, si lo fuera, sería aburridísimo. Así que bien venidos sean productos tan heterodoxos, a fuer de burros, como este Very bad things (literalmente, Cosas muy malas, como las que les pasan a los protagonistas).


Comedia macabra, negra, o mejor negrísima, supone un auténtico "tour de force" en su género, consiguiendo algo raro: que cada minuto que pase se ponga aún más alto el listón de la barbaridad, con un ritmo impresionante y una soltura narrativa realmente inusual en un novato como Peter Berg, actor que con ésta hace su (quien lo diría) primera película como director.


Dinamitando las estructuras más endebles de la sociedad (desde las bodas como pases de modelos a ese tipo de familias que funcionan como instrumentos de tortura), la película de Berg es un puñetazo en el estómago que hiela con frecuencia la sonrisa en la boca del espectador: es mucha "leña", sobre todo para el estómago delicado de los norteamericanos. Es sorprendente que alguien, allí, que tan frecuentemente es Gazmoñolandia, haya sido capaz de poner un puñado de dólares para filmar esta gamberrada de marca mayor. Espíritus sensibles abstenerse.


 


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

95'

Año de producción

Very bad things - by , Nov 28, 2016
3 / 5 stars
Chicos malos