Película: Vivir de noche

No sé si Dennis Lehane, cuando escribió su novela Live by night, era consciente de que el punto de partida de la misma era similar al del filme Los violentos años veinte (1939), de Raoul Walsh, en el que un hombre que ha pasado por el horror de la Gran Guerra (todavía no le habían colgado el ominoso ordinal de Primera) se ve compelido por ese trauma a vivir al margen de la ley y hacer dinero fácil y rápido, cualesquiera que sean sus consecuencias. De ese misma premisa parte la  novela de Lehane (por cierto, autor de varios libros ya llevados, con notable éxito, a la pantalla, en filmes como Mystic River, Shutter Island y La entrega) y el guion de Ben Affleck, que de nuevo se confirma como mucho mejor director que como actor, actividad en la que son evidentes sus limitaciones.

Pero como director lo cierto es que Affleck va acumulando aciertos. En su primer largometraje como tal, Adiós, pequeña, adiós (2007) (por cierto, también basada en una novela de Lehane, por lo que se puede decir que es su autor de cabecera), mostró ya sus preferencias por un género, el thriller, que se ha convertido, hasta ahora, en su marca de referencia. Después insistió con la notable The town. Ciudad de ladrones (2010), que actualizaba el típico relato policíaco clásico, para después hacer un aparente excurso en el género con la exitosa Argo (2010), que ganó tres Oscar y planteó una intriga histórica basada en hechos reales en el efervescente Irán de la incipiente revolución jomeinista.

Esta su nueva película es, para nuestro gusto, la mejor por ahora de su filmografía: adapta el mejor cine negro de la época dorada, actualizándolo, con una historia que conjuga los elementos habituales del género, desde el criminal que en el fondo tiene buen corazón a la vampiresa de doble cara, el amor verdadero en peligro por la riesgosa profesión del protagonista, el enfrentamiento a cara de perro entre clanes rivales. Ello además de balaceras filmadas con maestría (aunque, es cierto, con un punto de inverosimilitud: ya es difícil que te cargues a todos los contrarios y estos ni rocen siquiera a alguno de los tuyos…) y persecuciones en coche de lo más lucido, además con preciosos bugas de los años veinte, que ya tiene mérito…

Pero además hay temas que en el cine clásico USA de los años treinta, cuarenta y cincuenta (la edad dorada del cine negro norteamericano, por supuesto) serían impensables, como el chantaje mediante fotografías muy subidas de tono, y, desde luego, reflexiones sobre la vida y la muerte, la lealtad y la traición, lo que importa en la existencia y lo que no, con un tono casi shakespeariano que recuerda poderosamente, por ambientación, tiempo histórico y temática gansteril, a la espléndida Camino a la perdición. Cine de gran altura, filmado con exquisita mesura por un hombre que, ciertamente, debería encaminar su carrera por esa faceta, dado que, parafraseando a Cervantes, el cielo no quiso darle la gracia de actor.

Percutante, con un ritmo narrativo espléndido, sin un solo bache en todo el dilatado metraje, Vivir de noche es una sobresaliente actualización de un género que precisa de nuevas aportaciones como esta, tributaria de lo clásico pero con propuestas novedosas que confieren al producto un aspecto vistoso y renovado. Por supuesto, la ambientación en los violentos años veinte es exquisita, con el espléndido diseño de producción de Jess Gonchor, que suele hacer esa tarea en los filmes de los hermanos Coen, entre otros; la música de Harry Gregson-Williams, habitual en las pelis dirigidas por Affleck, le va como un guante a la historia; y la fotografía es de Robert Richardson, que ha trabajado para los mejores talentos de Hollywood: Scorsese, Redford, Tarantino, Stone.

Aparte del error de casting de atribuirse el propio Affleck el papel principal, dadas sus ya citadas limitaciones actorales, el resto del reparto es un acierto, con varias de las actrices más interesantes de su generación: Elle Fanning, Sienna Miller, Zoe Saldana… y varios secundarios espléndidos: Chris Cooper, Brendan Gleeson. Como curiosidad, entre los productores, además de Affleck y Lehane, aparece también Leonardo Di Caprio, probablemente por la relación profesional que el actor tuvo con Lehane cuando protagonizó la adaptación al cine de Shutter Island.


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

129'

Año de producción

Trailer

Vivir de noche - by , Feb 02, 2017
4 / 5 stars
Los violentos años veinte