Película: Ya eres un gran chico Francis Coppola es uno de los más prestigiosos realizadores norteamericanos, y ha dado pie a sesudas tesinas, investigaciones y ensayos de toda laya. Pero Coppola no siempre fue el semidios megalómano que hasta no hace mucho fue, sino que, como todos, empezó prácticamente de la nada. El cineasta italoamericano estuvo durante algún tiempo enganchado en el carro del productor Roger Corman, el curioso mecenas de cuyas metafóricas ubres salieron buena parte de los mejores directores yanquis del último cuarto del siglo XX. La primera cinta de Coppola (aunque él no la reconoce como tal) fue “Dementia 13”, y la segunda fue este “Ya eres un buen chico”, que le sirvió para obtener su graduación en dirección cinematográfica.
Un jovenzuelo es puesto de patitas en la calle por su progenitor, que alega llegada ya la hora de que se gane los garbanzos (mejor será decir los perritos clientes…) con su esfuerzo. El chico habrá de aviárselas solo, aunque tendrá compañía. Aunque el filme tiene una entidad superior a la típica cinta de fin de carrera, no es nada del otro mundo; antes al contrario, está muy influido por los tics de la Nouvelle Vague, pero sin aportar nada realmente nuevo.
Véase “Ya eres un gran chico” como un ejercicio de curiosidad, para ver qué hacía en 1966 quien después filmaría películas como “El Padrino”, en sus tres partes, “La conversación”, “Apocalypse now”, “Corazonada”, “Rebeldes”, “La ley de la calle” y “Cotton Club”, por sólo citar algunas de las más conocidas de su filmografía. En el reparto, un joven valor que no llegó a nada, Peter Kastner, con una maravillosa actriz, Geraldine Page, merecido Oscar por “Regreso a Bountiful”.


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

92'

Año de producción

Ya eres un gran chico - by , Jan 01, 2008
2 / 5 stars
Peculiar práctica de fin de carrera