Pelicula:

(Esta película forma parte de la Sección Oficial del 20 FESTIVAL DE CINE EUROPEO DE SEVILLA – SEFF’2023).

Kamal Lazraq (Casablanca, 1984) es un cineasta marroquí, afincado en París desde los 18 años, ciudad en la que se graduó en Dirección en la prestigiosa La Fémis. Hasta ahora había realizado solo un par de cortometrajes, uno de los cuales, Moul Ljekb, obtuvo reconocimientos en varios certámenes. Ahora afronta su primer largometraje de ficción, esta Las jaurías, que ha conseguido galardones en varios festivales, entre ellos el prestigioso Premio del Jurado en la Quincena de Realizadores de Cannes.

Ciertamente no sorprende ese premio, porque nos parece que Las jaurías es una muy interesante aportación al cine negro de raigambre social. La historia se ambienta en los suburbios de Casablanca, donde la acción tendrá lugar a lo largo de un día y, sobre todo, de una noche. Al principio vemos, en el contexto de una ilegal pelea de perros, como un mafioso de la ciudad se enfrenta a otro delincuente de aún peor calaña que él, cuando el perro del segundo, dopado, mata al del primero; el del perro muerto es amenazado y humillado por un gigantón, afrenta que no está dispuesto a dejar pasar. Contrata a Hassan e Issam, padre e hijo, para que secuestren al gigantón y se lo entreguen a él para darle un escarmiento. Pero el gigantón, encerrado en el maletero con un saco en la cabeza, llega muerto a su destino, asfixiado, así que el mafioso que les encomendó la tarea envía a padre e hijo a deshacerse del fiambre. Pero la cosa no será tan fácil...

Tiene Las jaurías el nervio de los buenos films de cine negro; recuerda, en este sentido, la intensidad del cine norteamericano de la buena época, aunque con los ropajes de nuestro tiempo. Hay también en Las jaurías una mirada social: dos pobres diablos, en su afán diario por sobrevivir un día más, se verán en la tesitura de tener que deshacerse de un muerto sobrevenido, en lo que debía ser un encargo sencillo pero que, fatalidad mediante, se torna una espiral descendente en la que cada paso que dan, aparte de fallido, los aboca aún más a una tragedia que parece irremediable.

Con buen pulso narrativo, con un ritmo que no da tregua, en un guion lleno de fuerza escrito por el propio director, Las jaurías demuestra, por si no lo sabíamos, que el cine negro puede hacerse en cualquier parte del mundo, porque sus temáticas y sus estéticas son poliédricas, y, por supuesto, que sus constantes se pueden conjugar perfectamente con otras preocupaciones aparte de la propia e inherente resolución de sus historias. En este caso, por supuesto, hablamos de esta mirada cómplice hacia dos desheredados de la fortuna que, intentando sobrevivir, casi dejan de vivir...

Atención a este cineasta marroquí, Kamal Lazraq, de tan eminente formación, que nos puede dar muy buenos momentos si, como esperamos, sigue por esta fecunda senda, por la de realizar buen cine, pero sobre todo por buscar su propia forma de contar las cosas, su propia manera de enfrentar un género tan frecuentado (pero también todavía con tantas posibilidades) como el “film noir”, el cine negro.

Buen trabajo actoral de los intérpretes, casi todos no profesionales, menos, curiosamente, el que interpreta al muerto (aquí más viajado que el baúl de la Piquer...), que es precisamente el que menos tenía que interpretar... Los actores amateurs resultan frescos y creíbles, aunque no está claro que puedan hacer carrera en personajes distintos a estos, nos parece que no demasiado lejanos a ellos mismos.

(30-11-2023)


Dirigida por

Género

Duración

94'

Año de producción

Trailer

Las jaurías - by , Nov 30, 2023
3 / 5 stars
Un muerto más viajado que el baúl de la Piquer