Película: Nuestra vida en la Borgoña

El director francés Cédric Klapisch se dio a conocer a través de Una casa de locos (2002), Las muñecas rusas (2005) y Nueva vida en Nueva York (2013), tras las cuales se ha convertido en uno de los más interesantes del país vecino. Ahora nos ofrece Nuestra vida en la Borgoña (2017), que narra la historia de Jean, quien dejó a su familia en su pueblo natal hace diez años para dar la vuelta al mundo, y tras vivir en Chile se asentó en Australia, donde tiene a su pareja y un hijo. Sin embargo, ante la inminente muerte de su padre, con quien no se llevaba bien, vuelve a su tierra, cosa que no hizo al morir la madre, donde se reencuentra de nuevo con sus hermanos, que no le reprochan su ausencia, y con quienes recuperará el vínculo que había perdido, como un hijo pródigo cualquiera. Todos juntos tendrán que producir el vino, tras morir el padre, durante la vendimia en la región vinícola de Francia que da nombre a esta película de sentimientos, problemas y recuerdos familiares, contada a través de las cuatro estaciones del año.

Es un drama que reflexiona sobre la herencia que recibimos de nuestros padres, pero sobre todo lo que ello significa moralmente y los valores que tiene, mientras los hermanos van madurando como lo hace la uva, en una especie de metáfora en la que el amor y la vida siguen las mismas etapas que los ciclos de la naturaleza. Aunque los tres son muy distintos, todos quieren a esa tierra, donde se han criado con sus padres, que les han enseñado a amar el vino y la distintas clases que hay.

A lo largo de la trama se nos muestra cómo se elabora el vino además de la forma de apreciarlo en el paladar y las diversas clases de uva, entre tanto se ve el recorrido vital que hace Jean, que acaba siendo diferente. Ellos son los herederos de las tierras pero también de unos impuestos que no pueden pagar y surgen los problemas. La herencia a la muerte del padre les plantea la duda sobre el amor que le tienen a la finca o el dinero que pueden sacar por ella si la venden. Con la casa y el dinero familiar en peligro se enfrentan a los desafíos personales y sentimentales en sus vidas mientras recogen y pisan la uva para fabricar el vino.

Una historia de recuerdos familiares en la que está muy presente la naturaleza con una nueva mirada del director Cédric Klapisch sobre esta familia francesa, hecha con sensibilidad y cómo la tierra les pide y exige compromiso. Utiliza recursos en los que Jean habla con su hijo o consigo mismo cuando era un niño recordando su pasado, que también hace en varios flash-backs a lo largo de la trama en otras ocasiones.

Pese a algunos altibajos es un film que se ve bien gracias a un guion que, sin ser novedoso, es instructivo y educativo, con unos actores que están muy en sus papeles, entre ellos la intervención en los metros finales de la española María Valverde. Tiene una buena factura técnica, a la que le sienta bien esta historia que aborda lo familiar, aunque no profundiza lo suficiente en los personajes, a los que les faltan matices, y una fotografía que refleja el ambiente idílico de la campiña francesa con un tono amable.

Es tal vez la mejor de este director, muy francesa y con una realización académica.


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

113'

Año de producción

Trailer

Nuestra vida en la Borgoña - by , Nov 12, 2017
2 / 5 stars
El amor, como el vino, necesita tiempo