Enrique Colmena

Película: Las grietas de Jara

Claudia Piñeiro es una escritora, guionista de cine y televisión y dramaturga que tiene ya una cierta obra literaria. Además de varias series televisivas de corte llamativamente romanticón (en el peor de los sentidos de ese aumentativo...), de las que ha sido guionista, Piñeiro ha aportado la materia prima, mediante dos de sus novelas, para sendos films argentinos rodados en este siglo XXI, Las viudas de los jueves (2009) y Betibú (2014), y ahora, con Las grietas de Jara, hace su primer guion original para cine, junto al director Nicolás Gil Lavedra y el colibretista Emiliano Torres.

El caso es que Piñeiro se nos antoja una escritora un tanto sobreestimada: lo que hemos visto hasta ahora en España, en cuanto a las versiones de las mentadas Las viudas... y Betibú, no propician precisamente una buena impresión sobre ella. Si, además, como ocurre en este caso, esta Las grietas de Jara resulta ser un tramposo thriller que intenta conseguir (sin

...
leer más

Enrique Colmena

Artículo: El siglo de Bergman (I). Formación, juventud, primera madurez

Se cumplen estos días (el 14 de julio de 2018, para ser exactos) el centenario del nacimiento de Ingmar Bergman, figura capital del cine sueco y del cine mundial, una de las personalidades más indiscutibles que haya dado jamás el llamado Séptimo Arte. Puede ser un buen momento, entonces, para recordarle o, en el caso de aquellos nuevos cinéfilos que no lo conozcan demasiado, por razones de edad, para descubrirlo por primera vez. Trataremos su figura entonces en un díptico del que este texto es el primero de los artículos que lo compone.


Infancia, vocación y primeras experiencias de Ingmar Bergman, upsaliense

Bergman nació en la fecha ut supra (no vamos a usar los latinajos solo para los formalismos legales...) en Upsala, la cuarta ciudad por población de Suecia, situada en el tercio inferior del país, en el Este. El paterfamilias era sacerdote (protestante, como cabía de esperar, dado el país), lo que confirió a la infancia del pequeño Ingmar un tono de religiosidad permanente que, a la larga, aparecerá también en su cine y se convertirá en uno de sus temas recurrentes. Estudió el joven Bergman en Estocolmo, la capital del estado, licenciándose en Letras e Historia del Arte. Pronto se decantó por teatro y cine. A principios de los años cuarenta, con poco más de veinte años, ya ejercía de ayudante de dirección en teatro y de guionista en cine. Su primer texto llevado a la pantalla sería el de Tortura (1944), que dirigiría uno de los pioneros del cine sueco, Alf Sjöberg, lo que le facilitaría su debut como director con Crisis (1946), que sin embargo se saldó con un fracaso comercial y crítico.

No obstante, a partir de ese momento Bergman logra encadenar el rodaje de sus proyectos, sucediéndose estos durante el decenio que va desde 1946 a 1955 con títulos que, sin revelarle como el gran maestro que sería, sí q

...
leer más