Enrique Colmena

Película: Tierra firme

Tras el éxito crítico (aunque en recaudación estuvo flojo, como corresponde a un film con escasísima publicidad, el talón de Aquiles del cine español) de 10.000 Km, el director, guionista y montador catalán Carlos Marqués-Marcet presenta su segundo largometraje, esta entonada Tierra firme que, como su primera película, también gira sobre la pareja y la posibilidad (o no) de ser padres. Si en la anterior obra del barcelonés la acción tenía como eje casi monográfico a la pareja heterosexual protagonista, en esta su nueva película tendremos un triángulo muy peculiar: la pareja “titular”, por llamarla de alguna manera, está formada por dos chicas, en los treinta y tantos; la llegada del amigo de una de ellas hace concebir a la otra, quizá urgida por esa entelequia llamada reloj biológico, la esperanza de tener un bebé con el semen del recién llegado, si bien su novia presenta serios reparos a tal posibilidad, viendo peligrar su hasta entonces idílica vida…

Tiene Tierra firme u

...
leer más

Rafael Utrera Macías

Artículo: Saura(s). Una compleja estructura artística (y II)

En artículo precedente, hemos comentado el film Saura(s), dirigido por Félix Viscarret, segundo capítulo de la serie “Cineastas contados”. Dado que en el mismo se hace referencia a diversas películas, bien mostrando sus imágenes en la pantalla, bien como motivo de conversación entre los intervinientes, ofrecemos distintos comentarios referidos a la filmografía de Saura. Así, del mismo modo que el director joven se introduce en campo y conversa con sus reales criaturas, el comentarista, fuera del set pero atento a su discurso, elabora información complementaria para los espectadores de la película y posibles lectores de estos artículos.


Una larga y rigurosa filmografía: de Los golfos a Jota

Desde 1958 a 2017 Saura ha compuesto una larga y rigurosa filmografía que puede ser observada y analizada en sus múltiples y complejos contextos sociales y políticos, en sus peculiaridades cinematográficas atendiendo, por ejemplo, a los productores (Querejeta, Piedra, Lebrón, Gómez, etc.) y equipos que la han hecho posible como, del mismo modo, a los géneros cinematográficos en los que se inscribe cada film.

La sociedad ofrecida por Saura es, fundamentalmente, la española. La España de Felipe II, en pleno siglo XVI, ha sido mostrada en El Dorado y La noche oscura; una específica marginalidad se encuentra en Llanto por un bandido, Los golfos y Deprisa, deprisa. La guerra civil y su posterior repercusión en ¡Ay, Carmela! y La prima Angélica; los caracteres de la sociedad franquista en todo un repertorio que comienza en La caza y El jardín de las delicias, se continúa en Ana y los lobos, Cría cuervos y Dulces horas y se perfila enjuiciando, o bien a la pareja en Peppermint frappé, Stress es tres, tres y La madriguera, o bien al individuo en Elisa, vida mía y Los zancos. A su vez, la sociedad postfranquista, el resultado de la transición democrática ha sido mostrado en Mamá cumple cien años y Los ojos vendados. Del mismo modo, los musicales que se inician en Bodas de sangre y Carmen, se continúan en Sevillanas y Flamenco y, a día de hoy, llega a Jota, ofrecen un entramado de situaciones cuyos protagonistas conforman una específica sociedad de artistas españoles.

Así pues, Carlos Saura, en su larga trayectoria profesional, ha ofrecido un complejo retablo donde está representada la España de ayer y de hoy; los recursos para ofrecer plástica y cinematográficamente la mencionada realidad van desde la natural "presentación" de los hechos (el propi

...
leer más