Francisco Casado López

Película: La casa torcida

Con las novelas de la célebre escritora británica Agatha Christie se podría hacer un apartado dentro del género policiaco, a pesar de que no han sido muchas las que se han llevado al cine, hasta un total de 19 y alguna con más de una versión, por lo que no son tantas de las 66 de esta clase que escribió.

Arístides Leonides es un magnate griego, multimillonario, afincado en Gran Bretaña, que una mañana de 1957 amanece muerto; su nieta Sophie contrata a Charles Hayward, un antiguo amante que conoció como diplomático en El Cairo, que ahora es detective privado, para que averigüe si su abuelo fue asesinado y aclarar el caso antes de que lo descubra la policía y se convierta en un escándalo público en los periódicos. Charles acude a la gran mansión familiar donde viven tres generaciones de la familia, en un ambiente cargado de odios y resentimientos cuyos miembro

...
leer más

Enrique Colmena

Artículo: ¿En qué momento se jodió Wim Wenders? (I). Auge, consolidacion

Hago gracia al lector de la conocida pregunta, tal vez retórica, que el protagonista de Conversación en La Catedral, Santiago Zavala, alias Zavalita, se hace al principio de la famosa novela de Mario Vargas Llosa, la no menos popular “¿en qué momento se había jodido el Perú?”.

Recientemente se ha estrenado la (pen)última película del director, guionista y productor alemán Wim Wenders, Inmersión, y su tono desvaído, su mediocridad rampante, dentro del tono grisáceo de su obra en el último cuarto de siglo, nos permite preguntarnos, parafraseando a Zavalita, ¿en qué momento se jodió Wim Wenders? Intentaremos dar respuesta (o al menos alguna pista) en las siguientes líneas.

Wim Wenders nace en Dusseldorf en 1945, unos meses después del final (por aplastamiento) del régimen nazi de Adolf Hitler, el Tercer Reich que, según su creador, debería durar mil años, aunque afortunadamente se quedó en doce... El joven Wim vivió en su juventud en París, donde se hizo cinéfilo. Tras estudiar cine en Munich y convertirse en crítico, dirige algunos cortos durante los últimos años de los sesenta, para estrenarse como director de largometrajes con Summer in the city (1971), que pasa sin pena ni gloria. El primer film con el que llama la atención es su siguiente proyecto, El miedo del portero ante el penalti (1972), basado en la novela homónima de Peter Handke, que también coescribe el guion, y que será una de las influencias decisivas en el cine wendersiano, al que volverá intermitentemente. Su siguiente film, sin embargo, será un retroceso en su carrera: la adaptación al cine de la novela de Nathaniel Hawthorne La letra escarlata (1973) no se corresponde con sus intereses ni con sus inquietudes, y la película es un pequeño fracaso, comercial y crítico, a pesar de que en la coproducción español

...
leer más